El reporte de optimismo de la Universidad de Duke informó que la incertidumbre económica de EE.UU. llegó a su nivel más bajo en tres años.

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

El más reciente informe de CFO Global Business Outlook (Índice de Optimismo de los directores financieros), realizado por Duke University, reveló que al analizar el comportamiento de la economía, en comparación con los resultados de junio, 20,6% de los empresarios de América Latina son más optimistas, 64,7% son menos optimistas y 14,7% no variaron su posición inicial.

Las dinámicas que ha tenido la economía en los últimos meses ha generado incertidumbre en las industrias, a tal punto que la mayoría de los directores financieros a nivel mundial prevén una recesión en un plazo máximo de un año, y al hablar de optimismo, en términos generales, cayó este trimestre.

Para evaluar el comportamiento de este indicador en América Latina, fueron encuestados 68 directores financieros de empresas latinoamericanas de Ecuador, Brasil, Chile, Perú y México; y adicionalmente, fue medido en dos vertientes: optimismo sobre la economía de la región y sobre la empresa privada.

LOS CONTRASTES

  • John GrahamDirector de la encuesta Duke CFO Global Business Outlook

    “En varios países grandes de América Latina el ‘período de luna de miel’ de optimismo que tenía la comunidad empresarial cuando se eligió un nuevo presidente se ha desvanecido”.

Así, los resultados arrojaron que actualmente 48,3% de los encuestados son optimistas respecto al comportamiento de la economía latina, menos de la mitad y lejos del 58,2% de optimismo que tienen sobre la empresa privada. Respecto a las empresas privadas, los encuestados revelaron que 27,9% son más optimistas, 44,1% son menos optimistas y 27,9% no cambiaron su posición en relación con la última encuesta realizada en junio.

John Graham, director de la encuesta Duke CFO Global Business Outlook y profesor de finanzas, señaló que si bien el optimismo varía acorde al país, “en varios países grandes de América Latina, el ‘período de luna de miel’ de optimismo que tenía la comunidad empresarial cuando se eligió un nuevo presidente se ha desvanecido”. Esto, según Graham, es la consecuencia de la incertidumbre económica que ha permeado al mundo entero. “La alta incertidumbre lleva a las empresas a retrasar la expansión y el gasto empresarial, lo que contribuye a una economía más lenta”, dijo.

El profesor de finanzas recalcó que la incertidumbre en América Latina está determinada por las políticas gubernamentales, los precios de los productos básicos y los precios de las monedas. Sin dejar atrás uno de los agentes que más impulsa las economías de la región: las exportaciones.

“La incertidumbre sobre las exportaciones está dada en las economías débiles en todo el mundo. Y esto también se refleja en algunos países de América Latina, especialmente en México, donde la incertidumbre recae en las relaciones con Estados Unidos”, explicó Graham.

Entre otros aspectos, los directores financieros de América Latina creen que la región tiene un 65% de probabilidad de entrar en recesión. Al respecto, Graham dijo que si bien la probabilidad no es tan alta, las dos economías latinas que tienen mayor probabilidad de caer en recesión el próximo año son Brasil y México. Así como el Índice de Optimismo cayó para esta última entrega, se espera que continúe a la baja en los próximos 12 meses, y que el gasto empresarial crezca 3% en la región.