martes, 5 de marzo de 2013
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

El menor desempeño de la economía de Estados Unidos arrebatará a México entre medio punto porcentual y siete décimas de crecimiento para este año, estimaron analistas de Capem–Oxford Economic Forecasting y Moody’s Analytics.

El recorte presupuestal de EU, que restará medio punto de crecimiento a su economía, impactará al consumo interno y su industria, lo que directamente frenará la demanda hacia productos y servicios mexicanos, estima el director para América Latina de la consultoría Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño.
 
Y como ha pasado en otros episodios de desaceleración de EU, el analista espera que México reproducirá de manera amplificada esta nueva baja del ciclo económico de aquel país.
 
Por ello, Moody’s Analytics ha corregido ya su previsión del crecimiento del PIB para México de 3,5% a 2,8%, es decir, siete décimas menos.
 
Por su parte, el director de Capem Oxford, México, César Castro, estima que el efecto de EU restará al PIB mexicano medio punto de crecimiento.
 
“Estaríamos esperando que el PIB de México baje a niveles más cercanos a 3% de la previsión que traíamos entre 3,5% y 4%”, explica.
 
En ambos escenarios no se contempla el efecto de una reforma aprobada en México, pues aun si entra a discusión, su impacto se vería hasta el 2014, coincidieron.
 
LESIÓN EN FUERZA DE TRABAJO
 
De acuerdo con el especialista de Moody’s Analytics, el impacto del recorte al gasto de Estados Unidos en el sector de defensa y servicios públicos lesionará a la fuerza de trabajo y la capacidad de compra. Éste sería entonces el canal directo de contagio para el país.
 
“Por la reducción de jornadas de trabajo; retrasos y cancelaciones en otorgamiento de licencias a producción y construcción, y permisos de importación de bienes agropecuarios de los que México es gran vendedor (…) la fuerza de trabajo se verá afectada, lo que limitará el envío de dinero a México”, aclara.
 
Ambos especialistas descartaron que la euforia del mercado por los cambios estructurales de México tenga fuerza suficiente para amortiguar el efecto de la desaceleración estadounidense.
 
“Sí, estamos en un momento de entrada de capital bárbaro; lo vemos en el tipo de cambio y reservas; pero es inversión de cartera (…). Si la economía de EU se debilita, la inversión extranjera directa registrará el mismo comportamiento”, responde el experto de Capem.
 
En tanto, el economista de Moody’s Analytics refiere que el mercado basa sus decisiones en esperanzas, en probabilidades de que se puedan dar cambios, no en hechos reales.
 
Esperanza hasta abril
 
INVERSIONISTAS ESPERAN AÚN ACUERDO EN EU
 
Economistas de bancos globales, como BBVA y Barclays, esperan un impacto mínimo, quizá irrelevante en el desempeño del PIB mexicano, por el ajuste al gasto de Estados Unidos.
 
De acuerdo con el economista principal de análisis macro en BBVA Research, Arnoldo López, aún hay margen de maniobra en aquel país, al menos hasta el 27 de marzo, para evitar el recorte al gasto público.
 
“Nosotros seguimos considerando que EU crecerá alrededor de 1,8% este año y que al final, básicamente en este mes, llegarán a un acuerdo para retrasar recortes al gasto y hacerlo más moderado. En este sentido, nuestro escenario es de crecimiento y México continuará creciendo por arriba de 3%”, afirma.
 
Aparte, el economista en jefe de Barclays México, Marco Oviedo, precisa que los recortes automáticos al presupuesto no tendrán un impacto profundo en México.
 
“Nuestros economistas en EU no han movido aún sus expectativas de crecimiento ni para aquel país. En México es poco claro si será relevante o no, pues los recortes al gasto son en sectores de defensa y sociales que no están muy vinculados con México. No es como un aumento de impuestos que va directo al bolsillo del consumidor y demanda menos productos”, explica.
 
De acuerdo con él, lo que más preocupa a Barclays es la falta de acuerdos entre republicanos y demócratas que puede generar incertidumbre política, que eventualmente puede transmitirse al sector privado.