.
PERÚ Perú señala que el resurgimiento de la izquierda se extenderá por América Latina
viernes, 11 de junio de 2021

También se espera que Chile, Colombia y Brasil cambien a la izquierda en medio de la ira hacia los titulares.

Bloomberg

La aparente victoria electoral en Perú de Pedro Castillo, un activista sindical rural de un partido marxista, sobre su rival conservadora Keiko Fujimori señala lo que puede ser un giro de gran alcance hacia la izquierda en una región devastada por Covid y llena de furia contra las élites gobernantes.

Los candidatos de la izquierda parecen estar listos para la victoria en Chile, Colombia y Brasil durante los próximos 16 meses. Con los izquierdistas que ya dirigen Argentina, México, Venezuela y Bolivia, podría parecerse a la “marea rosa” de principios de este siglo, iniciada por la elección de Hugo Chávez en Venezuela en 1998.

“Puede que tenga que empezar a pensar en una América Latina radicalmente diferente”, dice Brian Winter, vicepresidente de Americas Society / Council of the Americas . "Hay profundas implicaciones para las relaciones de estos países con Estados Unidos y China y sus políticas hacia cosas como la guerra contra las drogas".

Una docena de analistas regionales consultados por Bloomberg Businessweek están de acuerdo en que el estado de ánimo del público es hosco y que los titulares, en su mayoría de derecha, están en problemas. Están divididos sobre hacia dónde se dirigen las cosas y si lo que sucedió hace dos décadas ofrece una guía útil. Pero algunos sospechan que la agitación regional augura sacudidas en todo el mundo.

“Dado el devastador impacto económico y de salud de la pandemia y la corrupción que la acompaña, el estado de ánimo del público es 'echar a los vagabundos'”, dice Cynthia Arnson, quien dirige el programa para América Latina en el Wilson Center no partidista en Washington, DC “Espere que los forasteros ganar elecciones. La palabra que me viene a la mente no es tanto 'izquierda' como 'volátil' ”. De hecho, las elecciones de mitad de período del domingo en México vieron al gobernante partido izquierdista Morena perder parte de su dominio .

Con una población de casi 600 millones en tres docenas de países, América Latina desafía la generalización fácil. Sin embargo, existen patrones. Es la región de más bajo crecimiento, más violenta y más desigual del mundo. Y los destacados económicos, los tigres —Chile, Colombia y Perú— se enfrentan a la radicalización. Las monedas están en declive, los rendimientos de los bonos están aumentando y los administradores de fondos que han aumentado las participaciones en los mercados emergentes están preocupados.

La pandemia afectó a América Latina con más fuerza que a cualquier otra región y sigue cobrando un precio indescriptible. Más de 25 millones se han infectado con el coronavirus en la región y casi 1 millón están muertos. Los sistemas de salud se vieron rápidamente desbordados; los numerosos trabajadores de la economía informal sufrieron.

Quienes no tienen cuentas bancarias no pueden beneficiarse de la ayuda del gobierno. Las vacunas han tardado en llegar porque los gobiernos no negociaron por ellas; los ricos y políticamente poderosos han recibido disparos en viajes rápidos a Miami y San Diego o a través de conexiones en casa, lo que ha provocado escándalos de tráfico de influencias.

Pero la pandemia no generó descontento; lo exacerbó. Gran parte de la región se incendió a fines de 2019 con cientos de miles en Chile protestando por un aumento de tarifas en el transporte público y en Colombia manifestándose contra la brutalidad policial. Los de la calle hablaban de desencanto por la desigualdad y los privilegios heredados.

El coronavirus empujó a esos manifestantes al interior durante más de un año, y la enfermedad, la pobreza y la ira se agravaron. Ahora están de vuelta afuera, aún más entusiasmados.

“El derecho no ha proporcionado ni cumplido”, dice Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, una firma consultora de riesgo político en Bogotá. “Prometieron educación rural, infraestructura, igualdad, agua y saneamiento y, he aquí, no hemos tenido nada de eso. Entonces, el siguiente paso es el rechazo de la clase empresarial y el modelo económico actual ”.

Estos países dependen en gran medida de las exportaciones de soja, petróleo y cobre, y los precios de las materias primas se están disparando, como lo hicieron hace 15 años. Pero esta vez, nadie espera que los gobiernos tengan suficiente dinero para gastar mucho en programas populares porque están tan endeudados. Y no solo no existe Chávez, un ideólogo carismático que busca un liderazgo internacional, sino que se entiende que Venezuela y Cuba son fracasos, no modelos.

Otra diferencia importante: las manifestaciones callejeras en Chile, Colombia y Brasil son impulsadas por jóvenes activistas, no por líderes de la oposición. No está claro cuál será el impacto electoral de esos jóvenes y cuántos votarán.

El cambio esperado fortalecerá las relaciones con China y reducirá la presión sobre el presidente Nicolás Maduro en Venezuela para que celebre elecciones libres y justas, dos hechos que desafiarán al gobierno de Biden. En términos más generales, a EE. UU. Le resultará más difícil influir en los acontecimientos.

Chile

Quizás el mayor cambio que se avecina esté en Chile, que durante tres décadas ha sido el destacado inversor de América del Sur, un laboratorio de laissez-faire cuyo éxito se ha distribuido de manera desigual. Un comunista, Daniel Jadue, encabeza las encuestas para las elecciones presidenciales de noviembre.

En una entrevista con Bloomberg el miércoles, Jadue, de 53 años, instó a los inversores internacionales a "pensar en el papel que han desempeñado en el lío y los problemas de la región". Dijo que solo aquellos que estén dispuestos a contribuir al bienestar de los chilenos serán bienvenidos para operar allí si es elegido. Agregó que el cambio que se está produciendo en Chile es el resultado de que “la gente se dé cuenta de que las políticas neoliberales son incompatibles con la democracia”.

A mediados de mayo, se llevaron a cabo elecciones para los redactores de una nueva constitución que reemplazara a la de la era dictatorial de la década de 1980. La coalición de derecha del gobierno no logró obtener el tercio que necesitaba para bloquear las propuestas. La mayoría de los redactores elegidos son recién llegados a la política electoral e incluyen feministas, defensores indígenas y activistas de izquierda que han estado liderando las manifestaciones.

El presidente saliente Sebastián Piñera señaló las preocupaciones de la clase empresarial cuando dijo en un discurso reciente que esperaba que el agua y los derechos de propiedad se salvaguardaran en la próxima constitución. Los nuevos redactores están presionando para reducir la desigualdad y aumentar la inclusión, y no está claro si pueden hacerlo sin sacrificar el crecimiento económico y la confianza de los inversores.

Colombia

Raúl Gallegos, con sede en Bogotá para Control Risks , una consultora de riesgo global, dice que espera que el próximo mes de mayo, el candidato izquierdista Gustavo Petro gane la presidencia de Colombia. Petro quedó en segundo lugar después del conservador presidente Iván Duque en 2018. Ahora está firmemente a la cabeza en las encuestas.

“Tiene una población muy joven en Colombia, con 4,5 a 5 millones de nuevos votantes”, dice Gallegos. “Incluso si eliminas al 46% que dice que no votarán, eso te deja un par de millones de jóvenes votantes progresistas. Veo surgir una coalición, un cóctel anti-establishment, de los muy pobres que no tienen trabajo y la clase media progresista que se preocupa por el medio ambiente y la igualdad de derechos para las comunidades indígenas y descuidadas ”.

En su juventud, Petro, de 61 años, se unió al grupo guerrillero M-19, infame por su violenta toma de posesión de la Corte Suprema en 1985, luego ayudó a desmantelarla y entró en la política más convencional. Fue elegido alcalde de Bogotá, donde su mandato recibió críticas mixtas. Senador, se ha postulado dos veces para presidente, perdiendo por 2 millones de votos la última vez.

Colombia es una rareza en la región, nunca ha tenido un gobierno de izquierda. Esto generalmente se atribuye a tres cosas: la campaña de terror de décadas de las guerrillas marxistas conocidas como las Farc, o las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia; la Guerra Fría, durante la cual el país se alió firmemente con Estados Unidos contra la Unión Soviética; y la ayuda a las Farc y otros grupos terroristas de la vecina Venezuela, que llevó a muchos colombianos a rechazar a los izquierdistas como invasores extranjeros.

Pero todos esos fenómenos han cambiado. Las Farc fueron esencialmente desmanteladas en los acuerdos de paz de 2016, la Guerra Fría terminó hace tres décadas y durante los últimos siete años Venezuela ha estado en tal crisis que no puede permitirse el mismo nivel de interferencia.

Entre la pandemia y la afluencia de casi 2 millones de refugiados venezolanos, el presidente Duque recibió una mala mano. Pero lo ha hecho un montón, pasó su primer año tratando de rehacer el acuerdo con las FARC, el segundo enviando tropas para sofocar las protestas callejeras, el tercero en un bloqueo viral y ahora como un pato cojo después de proponer un aumento de impuestos que causó importantes erupciones civiles. y la renuncia de su ministro de Finanzas.

Brasil

Finalmente, está Brasil, un comodín. Covid ha sido especialmente devastador, matando a cientos de miles de brasileños, y el presidente Jair Bolsonaro ha asumido mucha culpa por negar su amenaza, negarse a promover máscaras y distanciamiento, y no obtener las vacunas de inmediato. Decenas de miles han salido a las calles en su contra recientemente. Y ahora mismo, Luiz Inácio Lula da Silva, quien se desempeñó como presidente de 2003 a 2011 y fue una figura importante en la marea rosa, está votando como el favorito para ganar en octubre de 2022.

“Fueron manifestaciones completamente espontáneas y desorganizadas”, dice Thomas Trauman, investigador de la Fundação Getulio Vargas , un think tank brasileño. “Es muy difícil saber hacia dónde se dirigen las cosas. Estamos al comienzo de un nuevo ciclo de productos básicos. Existe una posibilidad decente de que para fin de año, las vacunas serán abundantes y el crecimiento será del 5% ".

Bolsonaro, que políticamente es de extrema derecha, gastó como un izquierdista durante la pandemia, llenando los bolsillos de decenas de millones de brasileños. Esto trae a colación otro punto que señalaron algunos analistas: la política tiene menos que ver con la ideología y cada vez más con las personalidades.

Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, vino de la izquierda, se movió bruscamente a la derecha y ahora es un líder singularmente poderoso en el proceso de eliminar todos los obstáculos institucionales a su creciente gobierno autoritario. Y su índice de aprobación ronda el 90%.

Un caso atípico regional es Ecuador donde, el mes pasado, Guillermo Lasso asumió el cargo como el primer conservador en una generación. Para ganar, sin embargo, se dirigió a una audiencia de centro izquierda que había elegido a socialdemócratas y candidatos de partidos indígenas en la primera ronda, y con la que está tratando de mantener una tenue mayoría de trabajo en la asamblea nacional. Su toma de posesión fue recibida por un importante rally de bonos. Pero como señala Andrés Mejía Acosta, politólogo ecuatoriano del Kings College de Londres, Lasso "enfrenta el desafío de una situación económica difícil y la lenta implementación de vacunas". Dice que el reloj avanza en su contra.

“La forma de pensar sobre lo que está sucediendo puede ser menos un giro a la izquierda que el agotamiento del modelo de partido político”, dice Alejandro Velasco de la Universidad de Nueva York. “Mira Perú. Castillo tiene muy poco apoyo en el Congreso. Será un presidente débil con un mandato limitado. Puede que no dure. Y luego todo está en juego de nuevo ". - Con Stephan Kueffner

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Minas 18/06/2021 La inquietud que generó Nelson Pizarro en medio del debate por el royalty minero

El expresidente ejecutivo de Codelco lideró un documento sobre el rol de Sonami y el Consejo Minero en la discusión del impuesto

Argentina 18/06/2021 Aseguran que proyecto de intervención del litio está en agenda de Gobierno argentino

Desde Salta, lo reconoció una fuente cercana a Alberto Fernández. Fue tema de conversación entre el Presidente, y el ministro del Interior

Bolsas 16/06/2021 El efecto de la rebelión de varios futbolistas contra algunas bebidas en la Eurocopa

Luego de que Cristiano Ronaldo retirara dos botellas de Coca Cola en una rueda de prensa, las acciones de la empresa tuvieron efectos inmediatos

MÁS GLOBOECONOMÍA