Pekín ordenó a todas las empresas que supervisen cuarentenas de 14 días para los empleados que acudieron al mercado Xinfadi

Reuters

Tras semanas sin apenas infecciones nuevas por coronavirus, Pekín registró decenas de casos en los últimos días, todos ellos ligados a un gran mercado mayorista de alimentos, lo que elevó el temor a un resurgimiento de la enfermedad.

La capital está adoptando medidas para intentar detener el brote, como un aumento de los tests. En la noche del domingo, Pekín ordenó a todas las empresas que supervisen cuarentenas de 14 días para los empleados que acudieron al mercado Xinfadi o estuvieron en contacto con alguien que sí acudió.

Una cadena de restaurantes que vende los tradicionales fideos de Pekín cerró varias sucursales después de que dos empleados dieron positivo.

En la ciudad no hubo apenas casos nuevos de coronavirus en casi dos meses, hasta que se reportó la infección el 12 de junio. Desde entonces, la cifra se ha elevado a 51, incluidos ocho reportados en las siete primeras horas del domingo.

Según la autoridad sanitaria de la ciudad, el seguimiento de los contactos mostró que todos los infectados trabajaban o compraron en Xinfadi, considerado el mayor mercado de alimentos de Asia, o estuvieron en contacto con alguien que estuvo allí.

"Pekín ha entrado en una situación de excepción", dijo el portavoz de la ciudad, Xu Hejian, en una conferencia de prensa celebrada el domingo.

El mercado fue cerrado antes del alba el sábado y el distrito que lo alberga se situó en posición de "tiempo de guerra".

El brote pequinés ya se ha propagado a la vecina provincia nororiental de Liaoning, donde la autoridad sanitaria dijo que los dos casos confirmados el domingo fueron de personas que tuvieron un contacto estrecho con infectados en Pekín.

Al menos 10 ciudades chinas, incluidas Harbin y Dalian, han instado a sus residentes a no viajar a la capital o a reportar a las autoridades si lo han hecho recientemente.

Huaxiang, un vecindario del mismo distrito del mercado y que alberga uno de los mayores centros de autos usados de China, elevó al máximo su nivel de riesgo de epidemia el domingo, el único del país en esta situación. Este estatus implica que no habrá actividad económica hasta que se controle el brote.

A las 15.00 horas del domingo, 10 vecindarios de Pekín habían subido sus niveles de riesgo de bajo a medio.