La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Diario Financiero - Santiago

Los republicanos acusan a la Casa Blanca de haber roto la promesa de que la gente podría mantener su seguro.

A cuatro semanas de que se comenzara a implementar la emblemática reforma a la salud del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la principal encargada del lanzamiento del nuevo sistema dio la cara ayer por los diversos problemas que ha experimentado el sitio web donde los ciudadanos pueden comprar un seguro médico con beneficios fiscales.

Marilyn Tavenner, jefa de los Centros para los Servicios de Medicare y Medicaid (CMS, su sigla en inglés), expuso en una audiencia ante el Comité de Presupuestos de la Cámara de Representantes en la que se disculpó por las fallas que ha mostrado el portal healthcare.gov, diciendo que estas “no son aceptables” y prometiendo que el sitio ”puede y será” reparado. 

“Sabemos que los consumidores están ansiosos por comprar esta cobertura. Y a los millones de estadounidenses que han intentado usar healthcare.gov para comprar e inscribirse en la cobertura médica, quiero disculparme por el hecho que el sitio web no ha funcionado tan bien como debería”, aseguró Tavenner.

“Quiero asegurarles que healthcare.gov puede y será arreglado”, agregó.

La funcionaria responsabilizó a los contratistas y a la alta demanda por los desperfectos que han impedido que la gente compre un seguro.

“CMS tiene un historial de supervisar exitosamente a los muchos contratistas sobre los cuales dependen nuestros programas para funcionar. Desafortunadamente, un subconjunto de esos contratados para healthcare.gov no han cumplido las expectativas”, declaró la enfermera frente a uno de al menos tres paneles de la Cámara que están investigando los problemas en el debut de la reforma.

Compromiso incumplido

El lanzamiento de Obamacare ha provocado que miles de personas reciban cartas avisándoles que sus actuales planes médicos dejarán de tener vigencia, lo que ha llevado a varios republicanos a criticar al mandatario por romper su promesa de que la gente podría mantener su seguro si es que les acomodaba. 

Tavenner admitió que algunos ciudadanos con cobertura individual serán obligados a obtener nuevos planes ya que los existentes no entregan los beneficios mínimos exigidos por la ley. 

Según la Kaiser Family Foundation, un poco más de 5% de la población tenía una cobertura individual en 2011. Gran parte de los estadounidenses estaba asegurado a través de su empleador, Medicare o Medicaid y ellos no se verán afectados por los cambios. 

“Estos individuos no tenían protecciones” antes de la reforma, manifestó Tavenner. Ellos “podían ser echados en cualquier momento por condiciones preexistentes” o podían darse cuenta muy tarde de que su programa no cubría la hospitalización o los tratamientos contra el cáncer, detalló.

Si bien algunas personas no podrán acceder a beneficios fiscales, con lo que sus primas subirán, otras tendrán la opción de inscribirse en los planes subsidiados, con lo que podrían pagar menos.

El representante republicano Sam Johnson afirmó en la audiencia que “los problemas no se detienen en las fallas técnicas de un sitio. El verdadero problema surge del fracaso colosal de cumplir con lo que esta ley le prometió al pueblo estadounidense”.