.
ESTADOS UNIDOS Ngozi Okonjo-Iweala, la primera mujer al frente de la Organización Mundial de Comercio
lunes, 15 de febrero de 2021
RIPE:
GESTIÓN

A los 66 años Ngozi Okonjo-Iweala, una economista experimentada y una de las mujeres más poderosas de Nigeria, dirigirá la OMC

Diario Gestión - Lima

A los 66 años Ngozi Okonjo-Iweala, una economista experimentada y una de las mujeres más poderosas de Nigeria, fue nombrada este lunes directora general de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Además de ser la primera mujer al frente de la OMC, también es la primera dirigente de esa organización oriunda de África.

Dos veces ministra de Finanzas y jefa de la diplomacia de sus país durante dos meses, Okonjo-Iweala, comenzó su carrera en el Banco Mundial en 1982, donde trabajó durante 25 años.

En 2012, fracasó en convertirse en la presidenta de esta institución financiera, frente a la estadounidense-coreana Jim Yong Kim.

“Creo que hizo un buen trabajo, ya sea en Nigeria o en otros países donde trabajó”, declaró a la AFP Idayat Hassan, directora del Center for Democracy and Development, con sede en Abuya.

“No es solo amada en Nigeria, sino que es adorada, es un símbolo (...) para las mujeres”, agregó Hassan.

Okonjo-Iweala nació en 1954 en Ogwashi ukwu, en el Estado federal del Delta (oeste de Nigeria). Su padre es un jefe tradicional.

Sin embargo, pasó la mayor parte de su vida en Estados Unidos, donde estudió en dos universidades prestigiosas, el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Harvard.

Diversidad
Con todo, la candidatura de la africana, pese a su impresionante carrera, no generó unanimidad.

“Ministra, adoptó tal vez algunas reformas sobre la transparencia, pero cerca de 1.000 millones de dólares desaparecieron cada mes de las cajas del Estado cuando dirigía las finanzas”, dijo Sarah Chayes, autora de Thieves of State (Ladrones del Estado, en inglés), libro investigación sobre la corrupción a gran escala.

“Hay sed de historias positivas, y en una época donde los asuntos de diversidad se plantean en el debate público, ser una mujer negra juega a su favor”, declaró la autora estadounidense. Pero, según ella, es “una vergüenza que pueda ser tenida en cuenta para ese papel”.

Okonjo-Iweala nunca fue procesada por la justicia por robo a las arcas del Estado, y sus detractores consideran que pudo hacer más para impedir los desvíos de dinero.

“Debió renunciar y desnudar la corrupción”, considera Olanrewaju Suraju, de la ONG nigeriana Human and Environmental Development Agenda.

Y a quienes le reprochan falta de experiencia en el campo del comercio internacional, ella responde: “Trabajé toda mi vida en políticas comerciales”, dijo en un seminario vía internet organizado en julio por Chatham House, un centro de investigaciones británico.

“Más que todo”, el jefe de la OMC debe tener “audacia, valentía”, afirma, y añade que la elección no debe hacerse solo con base en las competencias técnicas.

Liberal
Okonjo-Iweala fue nombrada en julio enviada especial de la Unión Africana para la lucha contra la pandemia en el continente. Su misión era movilizar apoyos internacionales para enfrentar la crisis económica mundial que afecta de lleno los países africanos.

Como presidenta de la OMC, tendrá mucho que hacer en un contexto mundial de crisis económica y crisis de confianza en la organización, cuando la liberalización del comercio globalizado es muy criticado.

Según ella, el proteccionismo y el nacionalismo en el mundo aumentó con la crisis y las barreras deberían ser bajadas para relanzar la economía.

“Una manera de asegurar una oferta suficiente de vacunas y su equitativa distribución, es suprimir ciertas barreras interpuestas por las leyes sobre la propiedad intelectual y las transferencias de tecnología”, afirmó en las páginas de la revista estadounidense Foreign Affairs en abril.