sábado, 26 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La mayor parte de las naciones afiliadas a la OCDE y otros países, como China, India y Sudáfrica, utilizan incentivos fiscales, con lo que impulsan la innovación y generan crecimiento económico.

El informe “Apoyar a la inversión en capital basado en conocimiento, crecimiento e innovación” establece que una tercera parte del apoyo público a I&D en las empresas se lleva a cabo a través de incentivos fiscales, en ese esquema la grandes empresas transnacionales son las que más se benefician debido a su gran capacidad de planeación fiscal. Esto -se informa puede generar un escenario inequitativo para las firmas locales, pequeñas y/o jóvenes.

El consejo de la OCDE es direccionar esos incentivos para que lleguen a las pymes, daría a los países un mejor retorno de su inversión, además de apoyar a las empresas jóvenes e innovadoras que desempeñan un papel crucial en la creación de empleos.

“Se necesita hacer mucho más para ayudar a que las empresas jóvenes desempeñen un papel más importante en la creación de innovación y empleos. Ellas son el futuro de la economía del conocimiento y necesitan las mismas posibilidades de éxito que los grandes jugadores. Mejorar su acceso al financiamiento y hacer que las reglas impositivas sean justas para todos es la clave”, dijo Andrew Wyckoff, director de Ciencia, Tecnología e Industria de la OCDE, en el aviso del lanzamiento del reporte el 10 de octubre en Bruselas.

Ayudar a las pymes jóvenes (de cinco años de edad o menos) es crucial, asegura la organización: evidencia provenientes de 15 países de la OCDE sugiere que estas firmas han generado alrededor de la mitad de los nuevos empleos durante la década pasada, a pesar de que representan sólo alrededor de 20% del total de empleos por sector sin contar al financiero.