.
HACIENDA

May: "Se va a acabar el privilegio de los europeos para trabajar en Reino Unido"

lunes, 19 de noviembre de 2018

Según la primera ministra, sin embargo, el tratado es positivo para las empresas británicas

Expansión - Madrid

La patronal de los empresarios británicos critica el endurecimiento de la política de inmigración tras el Brexit.

Theresa May ha acudido hoy a la conferencia anual de la patronal británica CBI, acto que ha aprovechado para defender el acuerdo alcanzado con Bruselas para implementar el Brexit (salida de la Unión Europea) el 29 de marzo de 2019.

Dicho pacto está siendo sometido a un fuego cruzado en Londres, con los euroescépticos criticándolo por mantener a Reino Unido demasiado alineado con la UE, mientras los pro-europeos señalan que es mejor la permanencia en este club que la fórmula de salida acordada.

Según la primera ministra, sin embargo, el tratado es positivo para las empresas británicas porque aseguraría el futuro intercambio de productos y mercancías sin controles aduaneros. Los detalles de la futura relación comercial van a ser negociados durante esta semana, antes de la cumbre de jefes de Gobierno de la UE prevista para el domingo 25 de noviembre. "Tenemos una intensa semana de negociaciones por delante, antes del Consejo europeo del domingo. En estos días, espero finalizar los detalles del marco que determinará nuestra futura relación, y confío en poder alcanzar un acuerdo con el consejo que pueda llevar luego a la Cámara de los Comunes. Los elementos centrales de ese pacto ya han sido perfilados", afirmó May ante los mil directivos y empresarios que asisten a la jornada de la CBI.

En cualquier caso, Reino Unido y la UE no podrán tener un completo intercambio libre comercial, ante la insistencia del Gobierno británico de limitar la entrada de trabajadores europeos. Según las normas europeas, el libre movimiento de empleados es uno de los pilares para pertenecer al mercado común. Al no respetar este principio, Reino Unido deberá aceptar por ejemplo limitaciones a la venta de servicios financieros desde la City de Londres en el resto de Europa.

La primera ministra defendió hoy su decisión de acotar la inmigración de la UE tras el Brexit. "Ya no se dará más el caso de que los ciudadanos de la UE, sin tener en cuenta sus destrezas o la experiencia que tienen, puedan saltarse la cola por delante de ingenieros de Sidney o desarrolladores de software de Delhi. En lugar de un sistema basado en de dónde viene una persona, tendremos uno construido alrededor del talento y las destrezas que puede ofrecer una persona", dijo May ante la CBI.

De este modo, la jefa del Ejecutivo descarta la posibilidad solicitada por algunos empresarios de crear un modelo que permita mantener la llegada provilegiada de trabajadores europeos para actividades que requieren mucha mano de obra como la hostelería o la agricultura. May considera que la victoria del Brexit en el plebiscito de 2016 se debe en buena parte al deseo de los británicos de controlar esa inmigración. "De este modo, no sólo aplicaremos el veredicto del referéndum. Este sistema también debería dar una mayor oportunidad a la gente joven de este país para tener acceso a la formación y al empleo de calidad".

Si los europeos pasan al sistema global de inmigración, necesitarán una visa para trabajar en Reino Unido. La más común es la que se entrega a las personas de fuera de la UE si reciben una oferta de trabajo con un sueldo anual superior a las 30.000 libras. Además, el número de personas que pueden entrar cada mes a Reino Unido con esta visa tiene un límite, fijado ahora mismo en 20.700 por año. El Gobierno podría elevar o rescindir este tope tras el Brexit. También existe una visa especial para trabajadores de menores sueldos, pero que ajora mismo no se aplica.

Las restricciones no podrán aplicarse durante el periodo transitorio de implementación del Brexit, durante el que Reino Unido seguirá teniendo acceso al mercado común. En principio, esa transición concluirá en diciembre de 2020, pero podría alargarse hasta el final de 2022, según una propuesta de Bruselas. Esto daría tiempo a las partes a negociar todos los detalles de su futura relación comercial.

Pese al deseo de acotar la presencia de europeos en suelo británico, May ha dicho que respetará el derecho de residencia de los tres millones de ciudadanos de la UE que ahora viven en Reino Unido. En los últimos meses, sin embargo, la incertidumbre sobre el futuro estatus de los europeos ha provocado un descenso en el número de llegadas de trabajadores del continente.

Carolyn Fairbairn, directora general de la CBI, indicó en la conferencia que "el Gobierno británico puede hacer algo que no ha podido en los últimos 40 años: establecer su propia política de inmigración. Es una oportunidad, pero también una gran responsabilidad. Y lo que ha sido propuesto hasta ahora no va a funcionar; la idea de que cualquiera que gane menos de 30.000 libras no puede contribuir a la economía, por ejemplo. Juntos, podríamos hacer algo mejor, desarrollando una política de inmigración compartida, que evite falsos dilemas, que elimina objetivos arbitrarios y se centra en la gente necesaria para construir la economía".

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Perú 13/06/2024 El Banco Central de Reserva del Perú mantiene tasa de interés en 5,75% tras dos bajas

La tasa de inflación de Perú se desaceleró en mayo, cuando los precios bajaron un 0,09%, para situar la tasa interanual de inflación a 2,0%

Laboral 13/06/2024 Colombia cae tres puestos en ranking de paridad de género de World Economic Forum

El país ocupó el puesto 12 entre los países latinoamericanos, pero en el ranking general se ubicó en la casilla 45 con 0,74 de puntaje

Francia 14/06/2024 Izquierda francesa revela plan para deshacer las reformas de Macron y desafiar a la UE

El índice CAC 40 ha bajado casi 6% a lo largo de la semana, encaminándose a su mayor caída semanal desde marzo de 2022