.
BRASIL Matrimonio del candidato Luiz Lula da Silva refuerza su imagen de hombre de familia
jueves, 19 de mayo de 2022

Bloomberg

El candidato a la presidencia de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, contrajo matrimonio, un hecho que probablemente lo ayude a rejuvenecer su imagen y a aumentar su atractivo entre los votantes más conservadores.

Lula, de 76 años, se casó con la socióloga Rosângela Silva, de 56, en una ceremonia privada el miércoles en São Paulo. Comenzaron a salir en 2017, pero su relación se hizo pública recién dos años después, mientras el expresidente viudo estaba en prisión cumpliendo una condena por corrupción que luego fue anulada por el máximo tribunal del país.

O amor venceu!

📸: @ricardostuckert pic.twitter.com/Kim2md2s9I

— Lula (@LulaOficial) May 19, 2022


Desde entonces, Janja, como se apoda a la socióloga, ha sido una figura habitual en los eventos a los que asiste Lula. Presentada inicialmente como su novia y luego como su prometida, asumirá el papel de primera dama si el líder izquierdista obtiene un tercer mandato en el máximo cargo del país en octubre. Si bien en Brasil ese papel está menos sujeto al escrutinio público que en Estados Unidos, sigue ayudando al presidente a consolidar su imagen como un hombre de familia.

“Lula está tratando de dialogar con un público que tiene una percepción más tradicional de la familia”, dijo Mara Telles, profesora de ciencias políticas de la Universidad Federal de Minas Gerais.

El propio Lula ha mencionado repetidamente su boda en comentarios que buscan consolidar esa imagen. Recientemente dijo en Twitter que no estaba simplemente saliendo con Janja, sino que se casaría con ella y asumiría la responsabilidad de la misma manera que quiere “asumir la responsabilidad de Brasil”.

También ha aprovechado la boda para demostrar que tiene energía para volver a ser presidente, al tiempo que ha disipado las preocupaciones de los inversionistas de que podría volver como un líder resentido tras su paso por la cárcel. “Alguien que tiene 76 años, que está enamorado, ¿crees que tiene tiempo para enfadarse?”, dijo hace dos semanas en un acto en São Paulo, abrazando a su prometida.

Janja generalmente ha asumido el papel de animadora en público, pero a puerta cerrada participa en reuniones con Lula para discutir temas políticos, según dos miembros de su campaña que solicitaron el anonimato por tratarse de asuntos privados.

En cambio, la primera dama del presidente Jair Bolsonaro, Michelle Bolsonaro, centra su atención sobre todo en los pacientes que padecen enfermedades raras y problemas del habla. Como cristiana evangélica, ha sido fundamental para impulsar la popularidad de su marido entre esa creciente parte de la población y también se le ha pedido que acompañe al presidente en más actos públicos para ayudarle a superar sus altos índices de rechazo entre las votantes femeninas.

Janja rechazó una solicitud para ser entrevistada para este artículo.

La presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann, dijo que Janja es una activista política de larga data que tiene una postura en temas como los derechos de las mujeres y los animales, la cultura y la alimentación saludable.

“Ella no necesita que la guíen para actuar en la campaña”, dijo Hoffman. “Ella ya lo hace de forma natural y con legitimidad”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Australia 03/07/2022 Auge de las materias primas eleva exportaciones de Australia a un nuevo récord

Las diversas coyunturas a nivel mundial han permitido al país oceánico impulsar sus exportaciones

Agro 06/07/2022 China es el único país en el mundo que no sufriría una crisis alimentaria a corto plazo

Con un aumento cercano a 70% de su reserva estratégica de alimentos en los últimos años, el gigante asiático sería la única nación que soportaría una crisis a nivel mundial

Alemania 03/07/2022 Alemania prepara un rescate parecido al de Lufthansa para la empresa de gas Uniper

El Ministerio de Economía confirmó que las conversaciones están en marcha después del fuerte aumento de los precios del gas

MÁS GLOBOECONOMÍA