.
Luiz Inácio Lula da Silva en la conferencia climática COP28 en Dubai
VENEZUELA

Lula da Silva se convierte a regañadientes en mediador en la crisis Venezuela - Guyana

jueves, 7 de diciembre de 2023

Luiz Inácio Lula da Silva en la conferencia climática COP28 en Dubai

Foto: Bloomberg

El presidente de Brasil ya aceptó la necesidad de que el país más grande de Sudamérica intervenga para reducir la intensidad de la disputa

Bloomberg

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que durante mucho tiempo ha tratado de posicionarse como un árbitro independiente en los conflictos globales, ahora enfrenta la incómoda tarea de mediar en una crisis entre los vecinos del norte de Brasil, Venezuela y Guyana.

Las crecientes tensiones sobre Esequibo, una región rica en petróleo aproximadamente del tamaño de Florida y controlada por Guyana pero reclamada por Venezuela desde el siglo XIX, han pasado repentinamente a lo más alto de la agenda de Lula, amenazando con eclipsar una cumbre de líderes del Mercosur que organiza en Río de Janeiro el jueves.

Se espera que los presidentes de la unión aduanera sudamericana que incluye a Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y la recién llegada Bolivia emitan una declaración haciendo referencia a la crisis e instando a los líderes de ambas naciones a buscar la paz y tomar decisiones basadas en el sentido común.

Si bien Lula teme tener que mediar en un conflicto regional que involucra a Nicolás Maduro de Venezuela, un viejo amigo cuyos últimos movimientos lo han puesto en una situación difícil, ya ha aceptado la necesidad de que el país más grande de Sudamérica intervenga para reducir la intensidad de la disputa, según cuatro funcionarios gubernamentales familiarizados con la situación.

El izquierdista Lula, que también fue un aliado tradicional del fallecido Hugo Chávez de Venezuela, pasó horas en reuniones con sus principales asesores extranjeros el miércoles para discutir el conflicto, considerado muy sensible por la diplomacia de Brasil, dijeron los funcionarios, pidiendo el anonimato porque las conversaciones no son públicas. Los funcionarios también dijeron que Lula planea llamar a los presidentes de ambos países en los próximos días.

La principal preocupación de Brasilia: Lula probablemente tendrá que caminar sobre la cuerda floja para moderar una crisis diplomática entre su viejo aliado Venezuela y Guyana, que cuenta con el respaldo de Washington, particularmente después de que el gigante estadounidense Exxon Mobil Corp descubriera enormes reservas de petróleo frente a las costas del país.

Las cosas podrían complicarse aún más si Vladimir Putin, un partidario cercano del régimen socialista de Venezuela, también interviene en medio de una posible reunión con Maduro en Moscú este mes, dijeron los funcionarios.

El delicado juego geopolítico ha dejado a Lula incómodo porque representa un riesgo para su enfoque diplomático multilateral, que hasta ahora ha permitido a Brasil mantener buenas relaciones con la mayoría de los países, independientemente de su ideología.

La reacción calibrada de Lula ante la crisis que se gesta en la frontera norte de Brasil también contrasta con su retórica más audaz que busca un papel activo en la resolución de conflictos lejos de casa, incluida la guerra entre Rusia y Ucrania.

"Una cosa que Sudamérica no necesita en este momento es agitación", dijo Lula sobre el conflicto durante el fin de semana. "Espero que prevalezca el sentido común".

Sin alineación automática

Una de las principales preocupaciones de Lula ahora es indicarle a Guyana y al mundo que su gobierno no está automáticamente alineado con Caracas a pesar de su cercanía política. Si bien Brasil comprende las razones de Venezuela para reclamar el Esequibo como parte de su territorio, no tiene una posición oficial sobre qué país tiene derecho a ocupar la región, dijeron los funcionarios.

Más importante aún, agregaron, Brasil no está de acuerdo con la estrategia empleada por Caracas (convocar a una votación para preguntar a la población, entre otras cosas, si Esequibo debería convertirse en un estado venezolano) y mucho menos con el momento elegido por Maduro.

Su referéndum del 3 de diciembre fue ampliamente visto por los analistas políticos como una estrategia para reunir a los votantes con una retórica nacionalista antes de las elecciones presidenciales del próximo año.

Para transmitir ese mensaje a Guyana, el Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Mauro Vieira, habló por teléfono con el Presidente Irfaan Ali el martes.

Se espera que Lula impulse una solución negociada a través de canales diplomáticos, tratando de calmar las tensiones que han llevado a Guyana a intensificar las medidas de seguridad en la frontera y pedir el apoyo del ejército estadounidense. Lo único que Brasil quiere evitar es una guerra cerca de su frontera porque, como dijo uno de los funcionarios, las cosas podrían salirse de control muy fácilmente en una situación como esa.

Aún así, algunos funcionarios brasileños siguen confiando en que la disputa no se convertirá en un conflicto armado porque Venezuela, dijo uno de ellos, quiere evitar sanciones de Estados Unidos a su producción de petróleo, gas y oro. Las medidas punitivas se levantaron en octubre cuando Maduro acordó permitir que la oposición lo desafiara en elecciones justas el próximo año, pero podrían fácilmente volver a imponerse si sus acciones en Guyana se consideran ilegales.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Legislación 23/07/2024 El camino de Kamala Harris a la nominación como candidata presidencial demócrata

Kamala Harris no tiene por ahora algún demócrata fuerte que se oponga a su candidatura, y ‘Harris For President’ tiene luz verde para usar US$96 millones en la campaña

EE.UU. 21/07/2024 Stellantis paga US$190 millones en multas debido al ahorro de combustible en EE.UU.

ste último fue el segundo pago de US$112 millones que la compañía ha realizado para cubrir el déficit de 2019 de la ex FCA. El primero se pagó en mayo del año pasado.

España 23/07/2024 Naturgy acuerda el precio del gas argelino y sus perspectivas superan las previsiones

La empresa española tiene contratos de gas con la argelina Sonatrach por unos 5.000 millones de metros cúbicos al año