RIPE:
EXPANSIÓN

El verano en España se salda en los aeropuertos con apenas un 20% de los pasajeros respecto al año pasado. Exigen nuevas medidas

Expansión - Madrid

El verano en España se salda en los aeropuertos con apenas un 20% de los pasajeros respecto al año pasado y el sector exige medidas más contundentes para preservar la liquidez y garantizar su supervivencia.

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) pronostica que este otoño la cifra de viajeros va a ser "muy limitada", con apenas un 40% de conexiones operadas respecto del año pasado y una cantidad de pasajeros que se situará, en el mejor de los casos, entre el 20% y el 30% del mismo periodo de 2019, lo que supone un retroceso que podría superar el 70%.

El presidente de la organización, Javier Gándara, ha recordado que el verano en España (de junio a agosto) se ha saldado con un descenso del 68% de los vuelos operados en el país, si bien la caída del número de usuarios ha sido mayor, con un desplome del 80%.

La imposición de restricciones, como la cuarentena de Reino Unido -seguida después por otros países-, ha truncado la tendencia al alza que había comenzado a mediados de junio y, sobre todo, en julio.

Las aerolíneas no saben qué ocurrirá a partir de noviembre, pero prevén que la programación final se reduzca todavía más una vez que la Comisión Europea ha relajado la normativa sobre slots, que les obligaba a operar vuelos para no perder derechos en el futuro.

El sector ha pedido que se refuercen las ayudas para garantizar su supervivencia y la recuperación posterior, que creen que no llegará hasta 2024, en línea con las previsiones de varias organizaciones internacionales, como IATA.

Más liquidez
Por ello, piden facilitar la liquidez necesaria para que las compañías puedan afrontar sus compromisos a corto y medio plazo, sin que se vean arrastradas por la actual falta de ingresos. Gándara no ha cifrado qué importe sería necesario. Hasta ahora, el Estado ha utilizado diferentes mecanismos por los que ha concedido préstamos por unos 1.500 millones a aerolíneas (entre los que destacan los 1.010 millones para Iberia y Vueling, conjuntamente) y prepara el rescate de Air Europa, a través de la Sepi, con otros 400 millones.

Junto a ello, ALA plantea que los ERTE por causas de fuerza mayor se extiendan hasta la próxima Semana Santa. Además, solicitan a Aena que, con cargo al Estado y los 140.000 millones de transferencias que reciba España de Bruselas, reduzca y generalice las rebajas en las tasas de aterrizaje y por pasajero. Por último, han advertido de que, si no hay cambio, el Brexit implicará un alza de las tarifas por pasajero de hasta seis euros.

Preguntado sobre si los precios pueden bajar más, Gándara ve poco posible que los billetes puedan costar menos de los cinco euros con los que algunas aerolíneas se promocionan y ha recordado que, al tratarse, entre otros, de un problema de confianza, un mayor abaratamiento de los pasajes difícilmente puede estimular la demanda.