RIPE:
EXPANSIÓN

La variación en julio para España del indicador compuesto avanzado fue el peor de todos los países miembros del grupo

Expansión - Madrid

La Ocde percibe una inflexión a la baja de la actividad económica en España que va en contra de la tendencia general de sus países miembros, en los que se refuerzan los signos de recuperación que ya se venían notando desde hacía dos meses.

La variación en julio para España del indicador compuesto avanzado, que señala por anticipado inflexiones del ciclo económico, fue el peor de todos los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), con una caída de 0,63 puntos.

España se quedó así en 93,72 puntos, claramente por debajo del nivel 100 que marca la media de largo plazo y también de los 98,88 puntos que tenía en enero, antes de que se empezaran a sentir los efectos de la crisis del coronavirus.

Sobre todo, ese movimiento contrasta con la subida de la gran mayoría de sus socios en julio, con un alza de 0,98 puntos para el conjunto de la OCDE a 97,98 puntos, y de 0,64 en la zona euro hasta 97,29 puntos.

Una de las economías más castigadas
En su informe semestral de perspectivas publicado el 10 de junio, la Ocde avanzaba que la economía española sería una de las más castigadas por la crisis de la covid-19, con una caída del producto interior bruto (PIB) este año de 11,1 % en uno de sus dos escenarios, y que podría llegar a 14,4 % en caso de una segunda ola de la epidemia.

Los indicadores compuestos avanzados no sirven para cuantificar el grado de recuperación de la actividad o de retroceso, sino la fuerza de las inflexiones en el ciclo económico, tanto al alza como a la baja.

En julio, subieron de forma significativa en Estados Unidos (+1,54 puntos, hasta 97,47 puntos), Reino Unido (+1,52 a 98,97), pero también en Alemania (+0,97 a 98,85) o en Francia (+0,88 a 97,94).

Entre los pocos que vieron sus cifras caer estuvieron México (-0,11 puntos a 98,13), Australia (-0,09 a 98,44), Eslovaquia (-0,24 a 92,77) o Eslovenia (-0,25 a 93,08).

En cuanto a las principales economías emergentes (que no forman parte de la Ocde), la evolución ascendente también dominó, con crecimientos para Brasil (+0,69 puntos hasta 99,98 puntos), China (+0,36 a 97,94 puntos) y sobre todo India (+1,54 a 95,71) e Indonesia (+2,63 a 94,12).