.
GLOBOECONOMÍA La lentitud de las reformas cubanas
miércoles, 13 de marzo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

luis fernando vargas alzate

Este año se ha determinado en Cuba, por parte del reducido grupo elector, un nuevo periodo de gobierno para Raúl Castro. Algunas semanas atrás, el actual líder de la revolución y responsable de mantener en pie al particular régimen de la Isla, hizo público su anuncio de gobernar sólo hasta 2018, año en el que resignará su posición en favor de quien designe el Consejo de Estado, máximo órgano del “poder ejecutivo” en el país.

Haciendo alguna deducción de lo tradicionalmente vivido en Cuba durante las últimas décadas, podría indicarse que su reemplazo será Miguel Díaz-Canel, a quien el proceso electoral puso en la segunda posición más importante del ejercicio político cubano.

Dentro de los retos que tendrá por delante Raúl Castro está el hecho de proseguir con las reformas iniciadas desde su anterior mandato, apoyado en Díaz-Canel, quien muy obedientemente estará allí para servir a los intereses y necesidades del primero. No obstante, el gran problema que ahora tiene el gobierno cubano está relacionado con la muerte de quien se habría convertido en su principal y más conveniente aliado: Hugo Chávez. Sin éste, a Cuba le va a resultar muy difícil continuar con los planes y programas que inicialmente se había planteado desarrollar. Esto, fundamentalmente porque los flujos de cooperación internacional desde Caracas hacia la Habana ya no serán decisión única, exclusiva y unipersonal de Chávez, sino que habrá otras fuerzas que participen en la toma de decisiones al respecto.

Las relaciones bilaterales entre Cuba y Venezuela se formalizaron en un acuerdo de octubre de 2000 mediante el cual se definieron los términos del intercambio entre las dos naciones. Cubanos llegando a Venezuela en funciones de asistencia técnica y mucho petróleo yendo desde Suramérica hacia el país caribeño podrían resumir la esencia del acuerdo. Se detallan cifras de alrededor de 50.000 cubanos viviendo y trabajando en Venezuela, y otras de entre noventa y cien mil barriles de petróleo diarios en dirección a Cuba, con precios de preferencia. Mauricio Vincent lo cataloga como “una relación bilateral profunda que rápidamente fue espesándose” en todas las áreas “hasta trenzar los destinos de ambos países con hilos de oro”. Es quizá una de las mejores definiciones del diálogo político-económico entre Cuba y Venezuela.

En la línea presentada, el camino de las reformas va a depender, primero, de que en la presidencia venezolana se mantenga el discípulo de Chávez (Nicolás Maduro) y, en segundo término, que desde la dirigencia cubana se trabaje a fondo en el desarrollo de las políticas sugeridas, pues a la fecha, realmente los avances son mínimos. Los resultados se tornan positivos sólo para las reformas coyunturales o de relativo poco peso.

En aspectos como la fusión ministerial, transparencia en la administración pública, recortes en gasto social y acceso por parte de los cubanos a algún tipo de propiedad privada, además de la posibilidad de obtener un trabajo remunerado, con objeto de gastar posteriormente el dinero en algunos lugares turísticos de la isla, se evidencia algún avance. Sin embargo, las transformaciones más profundas pocos logros entregan. La generación de empleo remunerado, apenas si se percibe. La reducción de la nómina estatal no es tan clara como se propuso. Lo considerado estructural no logra un ritmo ágil ni pertinente. El problema dual de la circulación monetaria tampoco ayuda.

Ahora, en relación con el tema migratorio frente a Estados Unidos las cosas se mantienen estáticas. A pesar de los anuncios de las novedades y su puesta en marcha, el cónsul general del país norteamericano en la Habana ha expresado en repetidas ocasiones que no hay cambios en esa cuestión. El hecho de haber eliminado los complejos trámites de salida de la Isla no modificó en nada la posición estadounidense. Obtener el visado para viajar desde Cuba a territorio norteamericano sigue siendo difícil, máxime cuando se trata de personas jóvenes que, sin expresarlo, se asumen como migrantes que procuran mejores condiciones de vida a las que tienen en su tierra natal. En definitiva, la velocidad del cambio cubano es particularmente lenta.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Chile 10/06/2021 Se disparan "criptolovers" en Chile; personas que transan crecen más 100%

Principales plataformas de trading afirman que se han reducido los prejuicios en torno a criptomonedas y se han convertido activo refugio

Comercio 12/06/2021 Brasil recibirá tres millones de dosis de vacunas de Johnson & Johnson el martes

Los biológicos se aplicarán en la principales ciudades. La llegada fue autorizada por la Administración de Medicamentos y Alimentos

Estados Unidos 11/06/2021 La confianza del consumidor de EE.UU. aumenta; perspectiva de inflación se modera

El índice de sentimiento preliminar de la Universidad de Michigan aumentó a 86,4 desde 82,9 en mayo, según mostraron los datos

MÁS GLOBOECONOMÍA