.
HACIENDA La Canasta básica Alimentaria en Venezuela subió 66% durante el ultimo mes de 2020
viernes, 29 de enero de 2021

Una familia necesitaría 182 salarios mínimos mensual para cubrir sus gastos básicos de alimentación. Los bonos no serian suficientes

Jonathan Hurtado

Aunque la crisis de Venezuela es un tema que ha venido acaparando la agenda internacional, son pocos los que pueden dar cuenta de cómo se vive el día a día dentro de la República Bolivariana. Y es que lo cierto es que mes a mes la calidad de vida de los venezolanos fluctúa igual o más que su economía.

Según el más reciente reporte del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda) el costo de la Canasta Alimentaria (CAT) para el mes de diciembre presentó un incremento de 65,8% respecto al valor del mes inmediatamente anterior, cuando alcanzó 86.633.716 bolívares (US$50,16). Es decir, que para finales del año pasado, los venezolanos debían pagar cerca de 218.350.086 bolívares (US$126,43) por una canasta que comprende 60 artículos de primera necesidad.

Ahora bien, según el informe del Cenda, dicho incremento responde a la excesiva inflación que se dio en el mes de diciembre, la cual fue de 81,1% y la segunda más alta desde enero de 2020. En el último mes del año, los precios de la canasta básica se dispararon y se perjudicó el poder adquisitivo.

De acuerdo con Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, el incremento en los precios de los alimentos básicos se debe en gran medida a la escasez de los mismos dentro del país. Según el experto, el desabastecimiento podría ser una consecuencia de las sanciones económicas que se le han impuesto al régimen de Nicolás Maduro y, por supuesto, a la política de autosuficiencia del país vecino.

Y es que, según Rodríguez, cuando se hace una relación entre los costos de vida y lo que devenga un venezolano dentro del sistema económico de ese país, se puede evidenciar que no es suficiente para adquirir los productos básicos de la canasta alimentaria.

Respecto a este último punto, el Cenda reveló que, a corte de diciembre, el salario mínimo de los venezolanos era de 1,2 millones de bolívares, o aproximadamente US$1,12 mensuales, que equivale a US$0,037 al día. Según las mediciones, este monto alcanzaría solamente para cubrir 0,5% de la canasta alimentaria para un grupo familiar.

Así las cosas, el incremento general de la canasta alimentaria, solo en diciembre, fue el equivalente a 72 salarios mínimos, lo cual ha venido implicando una reducción en el consumo de alimentos y un deterioro de la calidad de vida de los ciudadanos venezolanos.

LOS CONTRASTES

  • Ronald BalzaAnalista económico venezolano

    “La crisis del transporte ha llevado a que muchos alimentos se pierdan y a que esto impacte en el precio de los que aun se consiguen, elevándolos a su máximo nivel de costo”.

  • Ronal RodríguezObservatorio de Venezuela U. Rosario

    “Venezuela es un país que mantiene su estabilidad gracias al dinero o las remesas que entran del extranjero, y que no están reflejadas en la economía legal del país”.

Aunque el panorama no pinta bien para la economía doméstica de Venezuela, los expertos indican que no habrán correcciones en un futuro cercano y que, por el contrario, la situación podría agudizarse, pues cada vez son más los salarios mínimos que son necesario para adquirir los productos básicos, hasta tal punto que no alcanzan siquiera para pensar en adquirirla.

Por ejemplo, en el informe en el que se detalló el comportamiento de la inflación en diciembre, se evidenció que la canasta alimentaria pasó de costar 110 salarios mínimos, a costar 182. De la misma manera, se anunció que los alimentos que la componen aumentaron, en promedio, 2,2% y que en conjunto, los 11 rubros que conforman la canasta tuvieron un incremento de entre 47,3% y 87,5% cada uno.

Así las cosas, cinco de los 11 rubros de la canasta, representan 75% de los incrementos del mes, lo que suma 65,23 millones de bolívares o US$37,77, y están comprendidos en las categorías de Carnes y sus preparados; Leches, quesos y huevos;, Cereales y productos derivados; Frutas y hortalizas, y Pescados. Cuatro de estas superan 80% en incrementos.

De ahí que una familia para poder adquirir los rubros que contienen la proteína animal como son carnes y sus preparados, huevos y pescados, necesitó, al menos en diciembre, 59 salarios mínimos que son el equivalente a US$41,22.

Bajo esa premisa, Ronald Balza, analista económico venezolano, afirma que el salario mínimo en Venezuela no es considerado una medida de valoración del trabajo, por el contrario “varios son los que deben trabajar en actividades subterráneas o ilegales para poder pactar sueldos diferentes a los establecidos por el Gobierno.

Esto, según el experto, ha profundizado la precaria calidad de vida de los venezolanos, pues muchos de ellos han caído en pobreza extrema o estados de desnutrición complicados.

De la misma manera, añadió Balza, que la razón del aumento entre los alimentos perecederos o de consumo básico, es la crisis de transporte que en este momento afronta el país.

Allí, uno de los principales inconvenientes es que el sistema de transporte que se alimenta con gasoil no está disponible para el uso, lo que ha dificultado el traslado de semillas y otros productos que terminan dañándose o siendo enviados pero a costos muy elevados que nadie puede pagar.

Finalmente, esta situación desemboca en una escasez de alimentos que impacta el precio de los accesibles.