Londres ha admitido abiertamente que las cláusulas violan el derecho internacional. La UE ha expresado en repetidas ocasiones su molestia por la legislación

Reuters

El plan británico de seguir adelante el lunes con una legislación que rompería el acuerdo del Brexit es una "táctica negociadora" que no debería distraer a los negociadores de la Unión Europea, dijo el domingo el ministro de Relaciones Exteriores irlandés, Simon Coveney.

La Cámara alta del Parlamento británico votó el mes pasado para eliminar las controvertidas cláusulas del proyecto de ley de mercado interno, pero el gobierno pretende restablecerlas en la Cámara baja el lunes, justo cuando las conversaciones comerciales con la UE lleguen a un punto crítico.

"El problema relacionado con esos textos legislativos puede encontrar una forma de desaparecer si logramos que se acuerde la negociación sobre el fondo", dijo Coveney a la radio RTE.

Londres ha admitido abiertamente que las cláusulas violan el derecho internacional. La UE ha expresado en repetidas ocasiones su molestia por la legislación, y el asunto ha contribuido a agriar las conversaciones comerciales.

El proyecto irritó a la UE cuando fue presentado por primera vez, ya que desmontaba los términos del acuerdo de divorcio firmado por ambas partes en enero.

El gobierno británico dice que las cláusulas infractoras son una "red de seguridad" para evitar que la UE interprete acuerdos aduaneros complejos entre Irlanda -miembro de la UE- e Irlanda del Norte -provincia británica- de manera que limite el comercio interno del Reino Unido.

El momento del regreso del proyecto de ley a la Cámara de los Comunes es sumamente delicado, ya que el primer ministro, Boris Johnson, tiene previsto hablar en la noche del lunes con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, con el objetivo eventual de acordar un pacto o no firmar uno.

El Financial Times informó que habría una salida para Johnson si siente que el trato está cerca pero las cláusulas se interponen en el camino.