RIPE:
DIARIO FINANCIERO

En su acción judicial, el gremio pide una multa de 15.000 Unidades Tributarias Anuales en contra de Walmart

Diario Financiero

Una nueva disputa se desató entre la Asociación Gremial de Industria Proveedores (AGIP) y Walmart, la gigante estadounidense que en Chile opera los supermercados Lider, Ekono y Acuenta. El gremio que agrupa a grandes firmas -como Agrosuper, Softys, CCU, Carozzi, Coca-Cola Andina, Ideal, Nestlé, Soprole y P&G, entre otras- demandó a la supermercadista por abuso de posición dominante.

"Walmart, tanto por si como a través de sus relacionadas, ha explotado de manera abusiva su posición dominante en el mercado del aprovisionamiento supermercadista, al imponer a sus proveedores la contratación de determinados servicios y establecer, además, valores arbitrarios asociados a los mismos", dice la demanda firmada por el histórico presidente de la AGIP, Vasco Costa.

En su acción judicial, el gremio pide una multa de 15.000 Unidades Tributarias Anuales en contra de Walmart, es decir, poco más de $ 9 mil millones y que se le imponga a la empresa, a su costo, un cuerpo arbitral externo, cuyos miembros sean designados por un mecanismo que involucre a la Fiscalía Nacional Económica y a la Cámara de Comercio de Santiago, que resuelva en única instancia y en un plazo no superior a 30 días las disputas que le sean presentadas por los proveedores.

Sobre el fondo de la demanda, la AGIP pidió al Tribunal de la Competencia que se deje establecido que los proveedores deben tener siempre la opción de elegir entre el servicio de reposición propia y la del supermercado.

Para el caso que el proveedor opte por la reposición del supermercado, la asociación solicitó que el servicio tenga parámetros de cumplimiento, debiendo Walmart entregar reportes mensuales a cada proveedor; que se establezca para cada proveedor un polinomio de reajuste que evite –dice- el ejercicio de poder de mercado, y que se incorpore un mecanismo "expedito" para poner fin a dicho servicio si el proveedor lo estima pertinente.

En caso que el TDLC resuelva que Walmart está en su legítimo derecho de imponer la reposición interna de los productos que adquiere, la AGIP pidió que se declare que ésta corresponde a una actividad propia del supermercado, por lo que, pidió, que la supermercadista asuma el costo correspondiente.

El otro punto que reclamó el gremio dice relación con la centralización. En este caso, el gremio solicitó al TDLC que se declare que el proveedor puede optar entre el despacho directo a las salas de Walmart o a su centro distribución.

Según la demanda, para el caso que el proveedor opte por el envío de mercaderías al centro de distribución de la supermercadista, el gremio pidió al tribunal que el cobro esté asociado a elementos propios de la logística, esto es, peso y volumen de productos transportados y no a su precio, como denunció, lo haría la norteamericana.

Sobre esta denuncia, el gremio también pidió que Walmart entregue reportes mensuales a cada proveedor, así como un polinomio de reajuste de tarifas y un mecanismo expedito para poner fin a dicho servicio.

En caso que el TDLC declare que Walmart está en su legítimo derecho de imponer la centralización de los productos que adquiere, la AGIP requirió al TDLC que se declare que ésta corresponde a una actividad que es propia del supermercado, por lo que Walmart –aseguró- debe asumir el costo correspondiente.

La demanda de la AGIP se da en momentos en que los grandes proveedores buscan profundizar sus propias cadenas logísticas. Incluso, ya hay firmas como Coca-Cola y CCU que ofrecen despacho a domicilio a sus clientes que compran en sus páginas web.

Ejecutivos de la industria de los supermercados, que piden reserva, afirman que, para los proveedores, la centralización que lleva adelante Walmart (con la inauguración de su gran centro de distribución El Peñón en San Bernardo) es un mal negocio para ellos, pues ya tienen montada toda una red a nivel nacional, en que en un mismo camión entregan productos a los supermercados, pero también a otros distribuidores, como almacenes de barrio.