La renuncia de Adam Neuman y el despido de Steve Easterbrook marcaron el listado de las mayores salidas de 2019.

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

Casi 40% de los directores ejecutivos de las compañías con las mayores capitalizaciones en el mercado duran entre uno y cinco años en el cargo, según Forbes. Basados en esta estadística, la publicación sacó el listado de las principales renuncias de los líderes de las compañías mundiales en 2019, donde figuran ejecutivos como el CEO de WeWork, Adam Neuman; y el CEO de McDonald’s, Steve Easterbrook, entre otros.

De acuerdo con esta revista especializada, 1.480 directores ejecutivos habían dejado sus puestos (hasta noviembre), 12% más hasta la fecha y un 9% respecto al mismo mes de 2008, la última vez que se estableció ese récord.

Enero estuvo marcado por la salida de Geisha Williams, CEO de PG&E, cuando la ejecutiva decidió dejar el cargo tras haber estado 22 meses al mando de la compañía eléctrica. En el momento de su renuncia, PG&E enfrentó cerca de US$30.000 millones en pasivos potenciales relacionados con sus roles en al menos 17 incendios forestales importantes desde 2017. Durante ese mes también sonaron vientos de cambio en The New York Post y Herbalife, cuando Jesse Angelo y Richard Goudis dimitieron de sus respectivos cargos.

El 21 de febrero, Spencer Rascoff, CEO de Zillow, renunció a su cargo tras 15 años del lanzamiento de la compañía. Para ese momento Zillow atravesaba una importante transformación: “la plataforma de bienes raíces había intentado pasar de listar casas a venderlas, pero las acciones habían caído más de 25% año tras año”, explicó Forbes. Lisa Borders, Ian Cook y Richard Plepler, los CEO de Time’s Up, Colgate-Palmolive y HBO, también dejaron sus cargos.

Tras dos años y cinco meses, Timothy Sloan, CEO de Wells Fargo, renunció en marzo luego de que le habían pedido restaurar la reputación del banco debido a irregularidades cometidas por los empleados. Los cuales presentaron solicitudes para 565.000 tarjetas de crédito y abrieron 1,5 millones de cuentas bancarias sin el consentimiento de los clientes en el transcurso de cinco años con el fin cumplir con las metas de ventas. En abril, Bernardo Hees renunció a su cargo como CEO de Kraft Heinz. En 2018 las acciones se habían desplomado 45%.

Inversores accionarios habían estado presionando para que expulsaran a Steven Temares, CEO de Bed, Bath & Beyond y a toda su junta directiva, lo que provocó su salida el 13 de mayo.

El 28 de junio, Steve Nelson, CEO de UnitedHealthCare, anunció su retiro tras 15 años en la compañía supervisando el negocio comercial y el seguro de salud subsidiado por el gobierno. El protagonista del mes siguiente (julio) fue Bjørn Kjos, CEO of Norwegian Air, una pequeña aerolínea escandinava que se convirtió en una de las de mayor presupuesto en Europa. Las deudas ascienden a US$380 millones.

John Flint, CEO de HSBC, fue despedido en agosto. Al respecto, el presidente de la compañía, Mark Tucker, dijo: “En el entorno global cada vez más complejo y desafiante en el que opera el banco, la junta cree que se necesita un cambio para aprovechar al máximo las oportunidades significativas que tenemos por delante”. Dio Weisler, CEO de HP, también salió en agosto.

LOS CONTRASTES

  • Francisco Cubillos Docente Universidad Militar Nueva Granada

    “Los CEO deben dar ejemplo en las empresas que dirigen. Las normas son para todos y mucho más para quienes las representan. Es una cuestión de reputación”.

Una de las renuncias más sonadas del año fue en septiembre, cuando Adam Neuman, CEO de WeWork, quien dimitió de su cargo tras las millonarias pérdidas de la compañía. Los informes de una cultura corporativa tóxica, que permitía las visitas al club de striptease, provocaron la renuncia del CEO de Under Armour, Kevin Plank. También por violar las políticas corporativas de McDonald’s, al entablar una relación con un empleado, Steve Easterbrook fue retirado de su cargo como CEO en noviembre.

Los últimos en anunciar su retiro este año fueron Larry Page y Sergey Brin, CEO y presidente de Alphabet. La empresa atraviesan una investigación antimonopolio y disidencia entre los empleados.