RIPE:

Deserción escolar en la educación dirigida a niños de 3, 4 y 5 años superó el 60%. Efectos se notarán en prueba Pisa 2022

Diario Gestión - Lima

La deserción escolar este año por efecto del coronavirus no solo está afectando a la educación primaria, secundaria y universitaria sino también a la educación preescolar, es decir, la dirigida a niños cuyas edades oscilan entre los tres, cuatro y cinco años.

La pandemia generó, de acuerdo a un estudio elaborado por la consultora The Learning Factor sobre la educación inicial no estatal, que el abandono escolar en esta etapa superé el 60% lo que implica que cerca de 300.000 niños pequeños dejaron de estudiar.

“Los niveles de deserción en la educación inicial están por encima del 60%. Cabe aclarar que hay dos tipos de abandono escolar: el que vuelve al año siguiente y el que se convierte en permanente. Lo que esperaríamos a nivel de educación inicial es que el abandono sea temporal, es decir, hasta que haya la certeza o seguridad de que hay una vacuna para tratar el covid”, explicó Paul Neira, responsable de la pesquisa.

Respecto a cómo avanza la deserción escolar en la educación preescolar estatal, el especialista precisó que no hay información disponible, por lo que no se sabe a cuánto ascendería el abandono estudiantil en los nidos del Estado.

“La educación inicial estatal alberga a 1.281.096 estudiantes -según cifras del 2009- y la educación inicial privada a 500.000 estudiantes. Si es más del 60% la deserción escolar no estatal quiere decir que han dejado de estudiar cerca de 300.000 niños pequeños, de 3 a 5 años”.

En el caso de la educación inicial hay un factor clave que se denomina “el efecto acumulado de los años de escolaridad”, es decir, que si un niño solo estudia un año, el efecto acumulado de aprendizaje se pierde conforme ingresa a primero y al segundo grado de primaria.

“Lo que se ha probado en Perú es que si un niño de educación inicial estudia dos años seguidos, el efecto de lo aprendido se mantiene a lo largo del tiempo, es decir, que el niño se acuerda de lo que ha aprendido, pero si solo va un año y luego lo deja, no se acordará a futuro del aprendizaje obtenido. Ello significa que los niños que el 2020 abandonaron sus estudios e incluso el 2021, estarán en desventaja que los niños que lo continuaron, lo que se denotará en la prueba Pisa del 2022″, acotó.

En ese sentido, añadió que si los niños pequeños que abandonaron sus estudios, por efecto de la crisis económica, retornan el 2022 sería sumamente grave porque habrán perdido dos años claves.

Lea la nota completa aquí.