Para este segundo semestre la Universidad Central presentó una disminución de casi 35% en las matrículas de nuevos estudiantes, según afirmó El rector

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

La pandemia ha puesto un gran reto a la educación, que no solo se ha tenido que transformar hacia lo digital, sino que también ha tenido que buscar cómo darle apoyo a sus estudiantes para que, a pesar de la incidencia del covid-19 en la economía, puedan continuar con su proceso de educación. Esto, teniendo en cuenta que “en el país la deserción es de casi 50% en las universidades”, según dijo en Inside LR Jaime Arias, rector de la Universidad Central, quien contó que los alivios han significado para la entidad cerca de $4.000 millones.

¿Cuál es el panorama general del sector educativo?

El balance es negativo, no solo en Colombia sino en el mundo, inclusive en los países desarrollados hay una crisis suscitada por el coronavirus.

Antes había un déficit y este se agrandó porque tuvimos que adquirir nuevas herramientas para la educación virtual, pero también hemos brindado ayudas a nuestros estudiante, como bajar el valor de la matrícula en 10%, dar más becas y demás para que los estudiantes pudieran mantenerse. Ha sido un año de muchos recortes, vamos en un presupuesto de 80%.

¿Cuánto han invertido en la adaptación para la semipresencialidad?

La universidad con su capacidad locativa va a cambiar porque las aulas que eran para 30 estudiantes, ahora serán para cinco, los laboratorios tendrán que distribuirse de manera que no haya sino un número pequeño de personas en él.

Nos hemos tenido que adaptar a los protocolos y acomodarnos para garantizar la seguridad de los estudiantes y profesores, eso también implica costos más allá del distanciamiento social. La inversión ha sido de $200 millones, pero no sabemos cuánto más debamos invertir.

¿Cómo se afectan las finanzas de la universidad con los descuentos de 10%?

En el caso de la Universidad Central, puede ser representar cerca de $4.000 millones que tienen que salir de créditos. Hemos tenido que acudir a ellos, aunque la universidad tiene una solvencia importante. Las universidades han tenido que acudir a los bancos para dar los alivios.

Aunque ese no es el caso de todas, pues las universidades públicas cuentan con dinero de la Nación y es por eso que pueden poner matrícula cero.

¿Debería haber más ayudas por parte del gobierno?

Las universidades privadas, a diferencia de las públicas, no pueden recibir auxilios del gobierno, eso está prohibido constitucionalmente; deben defenderse con sus presupuestos, esos dependen en gran parte de las matrículas, para nosotros representan cerca de 90% de los ingresos.

¿Cómo están solventando los alivios?

Las ayudas vienen del gobierno con el programa de generación E, además, Icetex ha jugado un papel central financiando créditos a estudiantes de universidades públicas y privadas, pero no es suficiente, por lo que nosotros tenemos un programa de créditos y becas.

¿Cuánto se redujeron las matrículas este semestre?

Tuvimos una rebaja cercana a 35%, pero lo mismo pasó en muchas universidades. De los que ya venían estudiando con nosotros, se matricularon casi 90% que es lo normal cada año.

En Colombia la matrícula universitaria es de casi 2,2 millones de estudiantes, lo que quieren decir que cerca de 50% de los bachilleres entra a las universidades, lo que es realmente preocupante es que a esto hay sumarle la deserción, que en Colombia es de casi 50%.

¿Qué papel juegan los cursos en plataformas online en la educación?

Las insignias electrónicas, que son cursos cortos virtuales de precios muy bajos, se están volviendo una moda y la universidad tiene unos retos que se podrán ver el próximo año frente a esto.

En un principio eran dictados por las universidades, pero ahora Google, Facebook, Amazon y Apple, tienen cursos de salud y educación con credenciales, que pueden deteriorar la calidad universitaria del futuro, porque una universidad puede ofrecerlos, pero el ideal de estas instituciones es formar profesionales íntegros. Eso no lo hacen las credenciales de estas plataformas en línea.

¿Las universidades deberían pagar impuestos?

Es un absurdo, las universidades en Colombia tienen que ser sin ánimo de lucro y vigiladas por el Ministerio de Hacienda. Si tienen excedentes los deben aplicar en la educación, no se reparten como utilidades.

¿Cómo ha sido la adaptación a las clases virtuales?

A los jóvenes no les gusta la tecnología. Una cosa es que manejen celulares y computadores, pero otra es cuando tienen que entrar a los temas virtuales. Hay carreras que darían para educación virtual, pero otras necesitan lo presencial.

El perfil

Jaime Arias es médico de la Pontificia Universidad Javeriana, con especialización en Salud Pública y Administración de la Salud de la Universidad de Harvard (Boston, Estados Unidos). Como ministro de Educación le correspondió iniciar la Educación a Distancia, también se desempeñó como ministro de Salud, secretario de Salud de Bogotá, director del Seguro Social, concejal de Bogotá, representante a la Cámara, senador de la República y presidente del Instituto del Seguro Social (ISS).

Fue catedrático en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Los Andes; director del Programa de Desarrollo Social de la Pontificia Universidad Javeriana, profesor visitante en el Mount Sinai Medical Center de Nueva York, e investigador asistente en la Escuela Médica de la Universidad de Harvard. También fue consultor en la Fundación Kellogg para la Educación y en Partners of America, con sede en Washington, y cofundador el Instituto FES de Liderazgo, de la Fundación Siglo XXI y de la Fundación Simón Bolívar para el Desarrollo Político.

Durante 7 años se desempeñó como presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi); en 2003 ocupó la Rectoría de la Universidad Central, cargo que asumió nuevamente en 2019 y ha estado vinculado al Consejo Superior de esa institución por más de 15 años.