RIPE:
EL ECONOMISTA

El total de ocupados en la construcción, industrias manufactureras, comercio y los servicios privados no financieros se recuperó 0.3%

El Economista - Ciudad de México

Después de que durante abril y mayo se registraran pérdidas importantes en el nivel de ocupados en los sectores económicos a la par de importantes bajas en sus remuneraciones; en junio se moderó esta tendencia.

En línea con la reactivación económica se presentó un ligero repunte en los índices que evalúan el comportamiento del mercado laboral mexicano en los sectores de la construcción, industrias manufactureras, comercio y servicios privados no financieros; pese a la recuperación aún se mantienen en niveles inferiores en relación a los meses previos a la pandemia Covid-19.

El Igpose (Índice Global de Personal Ocupado de los Sectores Económicos) se ubicó en un umbral de 103.5 puntos, lo que implicó un aumento modesto de 0.3% en relación con el mes previo, de acuerdo con cifras desestacionalizadas del Inegi.

Por su parte, el Igremse (Índice Global de Remuneraciones Medias Reales de los Sectores Económicos) se colocó en 103.9 puntos durante junio, un nivel 0.8% mayor que en mayo.

Pese al repunte se observa un deterioro importante del mercado laboral en comparación anual. El total de trabajadores en los sectores de construcción, industrias manufactureras, comercio y servicios privados no financieros, se contrajo 6.4% a tasa anual, mientras que las remuneraciones promedio (sueltos, salarios y prestaciones) que perciben cayeron 2.4 por ciento.

La tendencia evidencia que el mes más complejo para el mercado laboral desde el inicio de la emergencia sanitaria fue mayo, el Igpose que mide el personal ocupado total y el Igremse que evalúa sus remuneraciones promedio tocaron sus niveles mínimos desde el 2017.

Adicional a estos índices, los proyectos estadísticos telefónicos sobre ocupación y empleo también han mostrado la presión dentro del mercado laboral, a escala global en todas las ocupaciones durante marzo y abril se registró una contracción de la informalidad acompañada con un importante aumento en el desempleo y una salida del mercado laboral de muchos trabajadores que se encontraban en paralización temporal de actividades.

Sólo en el Imss se han dado de baja cerca de un millón de trabajadores formales, la mayoría de ocupaciones perdidas eran permanentes.

Desde junio en México comenzó la nueva normalidad, que implica la reactivación paulatina de las actividades económicas y sociales por lo que se espera observar una recuperación del empleo y las remuneraciones durante el segundo semestre del 2020.