Nicolás Maduro anunció que los ingresos de divisas habrían disminuido 99% en seis años, lo que se suma a esta problemática

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

La crisis que atraviesa Venezuela es cada vez más notoria, esta vez, se conoció que el salario mínimo mensual cayó de su preocupante cifra de US$2 hace unos trece meses a US$0,92.

Esta cifra impulsaría la tasa de pobreza, hambre y desigualdad en el país, que continúa con una inflación histórica y una devaluación en su moneda que no se ha detenido en los últimos años pese a contar con una de las mayores reservas de petróleo a nivel mundial.

Al respecto, el mandatario del país, Nicolás Maduro, señaló ayer que los ingresos petroleros se habrían reducido hasta 99% en los últimos seis años, con lo que solo en 2019 pasaron de recibir US$56.000 millones a unos US$400 millones.

Este nuevo monto en el salario mínimo venezolano preocupa a los expertos, pues afectará la vida de los ciudadanos de manera abismal. El indicador para determinar si una persona está en pobreza extrema evalúa ingresos menores a US$1,25 diarios, cuando la cifra para en Venezuela sería de US$0,03.

Esto no solo afecta a sus ciudadanos, sino que también frena uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ONU), que pretende erradicar la pobreza extrema para 2030.

Por ahora, según estimaciones del Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas), el salario percibido por los venezolanos no alcanzaría para comprar alimento, pues para dar de comer a una familia de cinco personas se necesitarían al menos unos 300 salarios mínimos.