Antonio Guterres, secretario general de la ONU, señaló que alrededor de 45 millones de personas caerán a la pobreza en 2020

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

A medida que el covid-19 suma más contagiados y muertos en cada uno de los países de la región, las expectativas económicas continúan en terreno negativo. Según un informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se espera que el PIB del vecindario registre un desplome de 9,1%, al cierre de este año.

Hay que destacas que esta proyección no es la más negativa que se ha conocido hasta el momento para la región, ya que el Fondo Monetario Internacional detalló en su último informe que los países que van desde México hasta Argentina registrarían una caída en su PIB de 9,4%, mientras que el Banco Mundial señaló que la contracción sería de 7,2%.

Tal como lo han advertido otros organismos como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la ONU también prevé que esta disminución en la economía desembocará en un aumento significativo de la pobreza. Según el informe de la ONU, alrededor de 45 millones de personas podrían caer de la clase media a la pobreza en Latinoamérica y el Caribe, esto se traduce en un aumento de 7% en este indicador en 2020.

A esto se le suma que desde la ONU proyectan que el desempleo llegará a 13,5%, lo que equivale a 44 millones de desempleados. Los más afectados del impacto que está generando la pandemia del nuevo coronavirus son indígenas, mujeres, afrodescendientes, inmigrantes y refugiados.

Teniendo en cuenta estas proyecciones, Antonio Guterres, el secretario general de la ONU, dijo que estos datos son preocupantes, debido a que se dan en un contexto en el que “ya existen enormes desigualdades, niveles elevados de trabajo informal y servicios de salud fragmentados, por lo que las poblaciones y las personas más vulnerables son una vez más las más afectadas de la crisis”.

En el informe, la ONU extendió una invitación a los gobiernos de la región para que lleven a cabo estrategias que permitan reducir la pobreza. Para lograr esto, el organismo propuso que se entregue un ingreso básico para situaciones de emergencia y ayudas contra el hambre.

Guterres también alertó que en la región, niños, niñas y adolescentes se enfrentan a importantes desafíos para acceder a la educación en tiempos de pandemia, debido a que se estima que hay 170 millones de menores que no tienen acceso a internet. Esto se conoce en un momento en el que la región superó la barrera de los tres millones de casos y es considerada el epicentro del virus.