.
GLOBOECONOMÍA El Lobo de Wall Street y las lecciones a aprender
lunes, 27 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Se está llevando a cabo, el estreno en las principales salas del mundo, de la película “El Lobo de Wall Street” interpretada por Leonardo Di Caprio. El actor hace el papel de un vendedor de acciones e intermediario de negocios financieros, Jordan Belfort. Este personaje estafó a varias personas y terminó preso por 22 meses. 

La revista Exame del Brasil hizo comentarios anticipados sobre aspectos financieros a considerar en la trama de la película. Si se pudiera considerar como lecciones a aprender, en especial para inversores y actores de mercados financieros, se presenta a continuación una traducción, y adaptación comentada del material. En especial como consejos para vendedores y compradores de productos financieros.

Lección Nro 1: Evaluar antes de dar dinero vivo a cambio de algo
Es importante que el que compra algo, producto tangible o intangible, y más aún si ese algo es un intangible - en el caso de Jordan, apasionado y experto vendedor de acciones, o papeles representativos de riqueza -uno siempre debe recordar que, mientras que uno recibe algo que no es precisamente dinero (certificados de depósitos de ahorro, bonos, acciones o meras promesas de volverse rico), quien vende papeles, sí recibe dinero real a cambio de lo que vende. Es decir, recibir un intangible (títulos, bonos, cheques diferidos con intereses adelantados sobre depósitos en dinero con una promesa de alta tasa de rentabilidad) a cambio de algo tangible (dinero que uno da), coloca al comprador del intangible, en una posición desventajosa, por lo menos en ese momento; si se quiere, asume un riesgo mayor. Las comisiones que Jordan recibía cuando vendía una acción de dudosa reputación eran dinero en vivo, mientras que la acción era una promesa de rentabilidad a futuro - cuánto mayor el esfuerzo y la argumentación de ventas, más incierta. Ojo con eso.

Lección Nro 2: Desconfiar de los que es demasiado bueno para ser verdad
Por otro lado, siempre hay que dudar de inversiones financieras que sean excepcionales, más aun las que prometen rentabilidades muy atractivas en el corto tiempo. Siempre hay que considerar los riesgos inherentes. Si el gerente de su banco o de su financiera le ofrece un producto, y expone bondades excepcionales, uno debe saber que él es remunerado por vender dichos papeles. Como cualquier otro producto, cada ejecutivo de cuentas del mundo financiero, hablará maravillas de su producto, y no hablará detalladamente de los riesgos envueltos en cada tipo de operación. 

Además, siempre desconfíe de un asesor en inversiones financieras que sea su propio pariente, o amigo cercano. Invertir, comprar o vender (tangibles o intangibles), en base a consejos de sobrinos o tíos, hermanos o primos, supuestos expertos en temas financieros, puede llevarnos a tomar decisiones basadas en criterios emocionales más que racionales. Es bueno escucharlos, pero es mejor consultar a otros profesionales, que sean independientes a nuestras relaciones primarias. En la multitud de consejeros, está la seguridad y la sabiduría (proverbio bíblico, escrito por judíos, expertos en dinero). 

Jordan vendía “productos financieros” a profesionales independientes sin educación financiera. Esto cualquier comercial, que haga un curso del tipo “locos por las ventas”, lo puede realizar. En otros casos, el protagonista de la película, los atraía con un discurso de enriquecimiento rápido. En el Paraguay, que comenzó con las aventuras de Juan de Ayolas, de vez en cuando, aparecen “fondos de inversión” informales disfrazados de acelerados negocios ganaderos o inmobiliarios, con rentabilidades astronáuticas; o empresas del tipo Vip Security, que recaudan fortunas y obtienen dinero y créditos, con ventas de sueños. Incluso bancos y financieras importantes, algunas administradas por “expertos” en dinero, hasta empresas relacionadas al propio Presidente de la República, caen en la celada. Es muy fácil entrar sin querer, o a sabiendas pero por la codicia arriesgando al máximo, o sin saber, en una “pirámide” manejada por algún lobo vestido de traje y corbata.

Lección Nro 3: Entar en un proceso de alfabetización financiera
Lo más importante, es aprender sobre el manejo del dinero. Así como nadie delega a otros hablar y escribir, uno debe alfabetizarse financieramente. Para eso, es importante tomar clases de contabilidad y de finanzas. Y sobre, todo, aprender a hacer presupuestos y a controlar sus gastos. 

Incluso para poder interpretar las opiniones ajenas, uno debe poder hablar el mismo lenguaje. El que no entiende el funcionamiento del mercado financiero, los tipos diferentes de producto, puede arriesgar todas las economías de su vida y comprometer el dinero para la educación superior de sus propios hijos. Incluso, uno puede llegar a perder su negocio, su casa y todos sus ahorros. Nadie sabe todo sobre todo, menos aún en temas del mercado financiero.

Lección Nro 4: Desconfiar de los "Gurúes"
Al cumplir la pena en la cárcel, y salir en libertad, Jordan se convirtió en un orador y best-seller motivacional. Una especie de predicador del evangelio que da su testimonio al salir de la prisión. No siempre es un buen consejo tirarse en los brazos de un gran “gurú”. Ni financiero ni espiritual. Por lo general pueden ser vampiros emocionales. Los dogmas predicados por las ideologías políticas, en especial entre los “compañeros” de izquierda, o espirituales del tipo “new age” o dentro del neo-pentecostalismo cristiano, o empresarial y de libros de negocios que siempre saben del “secreto del éxito”, frecuentemente tienen detrás, a algún gurú sediento de reconocimiento y dinero, experto en manipulación.

Conclusión
Como dice el apóstol Pablo, “ el amor al dinero es la raíz de todos los males”. No es el dinero en sí. La codicia y el aprendizaje de cómo funcionan “los negocios”, es el tema central y una característica bien retratada en la mayor parte de la Biblia: un libro espiritual. Oh, ¡¡sorpresa!! Pocos se han percatado. Si alguien tiene un negocio excepcional, obrará como el personaje que aparece en los evangelios, que al descubrir un tesoro - se queda callado, vende todo lo que tiene y compra el campo con el tesoro adentro. 

Al final de cuentas, en materia de negocios, somos como ovejas en medio de lobos. Que disfruten de la película: “The Wolf of Wall Street”. Pero, cuidado con el lobo. 

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Estados Unidos 19/07/2021 Joe Biden aseguró que la inflación es 'temporal' y afirma la independencia de la Fed

Biden dijo el lunes en la Casa Blanca que los recientes aumentos de precios son "temporales", contrarrestando los argumentos republicanos

Perú 21/07/2021 Fitch Ratings espera definición de políticas de Pedro Castillo para evaluar calificación

La calificadora de riesgo soberano estima que el gasto y la deuda del Gobierno aumenten en el corto plazo a medida que Perú lidia con la pandemia

Transporte 22/07/2021 American Airlines y Southwest logran ganancias en junio incluso sin ayudas federales

Las aerolíneas, que han recibido un total de US$54.000 millones en ayudas por el covid-19, están pasando la página de la crisis

MÁS GLOBOECONOMÍA