RIPE:
EXPANSIÓN

Los dos socios anunciaron que ese nombre que procede del verbo latino "stello" que se refiere al brillo de las estrellas

Diario Expansión - Madrid

El grupo que resulte de la fusión del francés PSA con el italoestadounidense FCA, que debería constituir el cuarto constructor automovilístico mundial cuando se formalice la operación que los dos esperan que sea en el primer trimestre de 2021, se llamará Stellantis.

Los dos socios anunciaron este miércoles en un comunicado ese nombre que procede del verbo latino "stello" que se refiere al brillo de las estrellas.

"Se inspira -explicaron- en este alineamiento nuevo y prometedor de marcas automovilísticas legendarias y de culturas de empresa fuertes que al unirse crean uno de los nuevos líderes de la próxima era de la movilidad preservando todo el valor excepcional del conjunto creado, así como los valores de cada elemento que lo constituye".

El origen latino del nombre quiere ser un homenaje "a la historia rica de las dos empresas" que constituirán la nueva compañía. La alusión a la astronomía "sugiere el verdadero espíritu de optimismo, la energía y la capacidad de renovación que inspira esta fusión que va a cambiar la industria automovilística".

PSA y FCA puntualizaron que la nueva denominación se utilizará exclusivamente para referirse al conjunto como marca corporativa y que pronto se dará a conocer su logotipo. Se mantendrán sin cambios los nombres y los logotipos de todas sus marcas existentes.

La unión está ahora pendiente en primer lugar de la respuesta de la Comisión Europea (CE), que hace ahora un mes anunció la apertura de una investigación en profundidad para examinar si la operación generaría problemas de competencia.

La CE justificó su procedimiento sobre todo por el riesgo de que el nuevo grupo reduzca la competencia en el mercado de las furgonetas.

Las dos empresas esperan sinergias de unos 3.700 millones de euros con una fusión que daría lugar a un conjunto que, con 8,7 millones de vehículos vendidos el pasado año, representó una cuota del 9,5 % a escala global.