RIPE:
DIARIO FINANCIERO

En el mercado se anticipa una alta convocatoria en la colocación de las cuotas del vehículo estructurado por Toesca Asset Management.

Diario Financiero - Santiago

Después de meses de incertidumbre y un complejo proceso de reorganización judicial en Estados Unidos, los inversionistas están expectantes por el que será uno de los pasos clave del rescate financiero de Latam Airlines: la colocación de un fondo de inversión por US$150 millones que privilegia a los accionistas minoritarios de la compañía aérea.

Se trata del vehículo Toesca Deuda Privada DIP Latam, administrado por la firma chilena Toesca Asset Management, que ya ha levantado el interés de los inversionistas locales, dadas las condiciones de financiamiento de la fórmula.

La operación –que corresponde al llamado Tramo C del financiamiento Deudor en Posesión (DIP, su sigla en inglés)– se parecerá más a un debut en bolsa que a la estructuración de un fondo de inversión de deuda privada común y corriente. Esto, porque la colocación de las cuotas se llevará a cabo en la bolsa, así que los compromisos de capital se firmarán al suscribir ofertas en el libro de órdenes, según explican conocedores del proceso.

La apertura del libro de la subasta será el próximo miércoles y se cerrará el 29 de octubre, y fuentes cercanas al proceso sostienen que en conversaciones informales ya hay 80 inversionistas que han expresado interés en aportar recursos al fondo.

El proceso estará a cargo de la corredora LarrainVial, que ha estado asesorando a Latam desde que iniciaron el proceso de reorganización en EE.UU., mientras Toesca sumirá el rol de administrador y responsable del fondo mismo.

Dos libros

Fuentes de la industria aseguran que esta es una operación que ha despertado un "alto interés" entre los inversionistas locales, dadas las favorables condiciones de financiamiento para los accionistas preexistentes. Este segmento tiene preferencia en la operación.

La colocación, con una emisión de hasta 7.600 millones de cuotas por US$0,01 cada una, se hará a través de dos libros de órdenes.

El registro A es para los accionistas de Latam que hayan ingresado a la propiedad de la aerolínea antes del 25 de mayo, cuando la firma entró al proceso de reorganización. Cada uno de ellos podrá suscribir pedidos por hasta US$3,43 por cada acción de la compañía aérea que tengan a la medianoche del 20 de octubre. Los "excesos" se irán al segundo libro.

En el caso de que haya una sobredemanda de cuotas de fondos, serán las ofertas del libro A las que se privilegiarán, según detalló Latam en un hecho esencial publicado la semana pasada.

El libro B, además de los excesos del libro A, recibirá las ofertas de personas e institucionales que sean dueños de acciones o bonos de la empresa a la medianoche del día anterior a la apertura de las ofertas.

Al cierre de septiembre, Latam Airlines tenía 3.704 accionistas en total, según datos de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF). Al finalizar marzo, antes de que se anunciara el proceso de reorganización, eran sólo 1.437 inversionistas.

Lea el artículo aquí.