El subgobernador de la autoridad monetaria británica envió una carta al sector financiero, luego del anuncio realizado el mes pasado

Reuters

El Banco de Inglaterra pidió hoy a los bancos información sobre su disposición a la posibilidad de tener tasas de interés cero o negativas, a raíz de su anuncio el mes pasado de que estaba estudiando la forma de adoptar tipos por debajo de cero si fuera necesario.

"Como parte de este trabajo, estamos solicitando información específica sobre la preparación actual de su firma para lidiar con una tasa bancaria cero, una tasa bancaria negativa o un sistema escalonado de remuneración de las reservas; y sobre los pasos que necesitaría tomar para prepararse para la implementación de estos", dijo el subgobernador del Banco de Inglaterra, Sam Woods, en una carta a los bancos.

"Es importante que el Banco (de Inglaterra), la PRA (Autoridad de Regulación Prudencial) y las empresas comprendan las implicancias de estos posibles planteamientos para la aplicación de una tasa de interés bancaria cero o negativa, ya que el MPC (Consejo de Política Monetaria) puede considerar conveniente elegir varias opciones en función de la situación del momento", dijo.

Woods dijo que quería saber si había algún desafío tecnológico para implementar las tasas cero o negativas.

El Banco de Inglaterra fijó el 12 de noviembre como fecha límite -una semana después del próximo anuncio de política monetaria- para que los bancos respondan a su solicitud de información sobre el impacto de las tasas negativas.

Woods reiteró los recientes comentarios del gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, al decir que la investigación del banco central sobre el impacto de llevar las tasas a cero o por debajo de cero no era una señal de que fuera a reducir los costes de los préstamos a esos niveles.

Es de esperar que el Banco de Inglaterra anuncie el 5 de noviembre que está aumentando su programa de compra de bonos de nuevo para ayudar a la economía británica, que está intentando recuperarse de su brusca caída a principios de este año causada por el confinamiento para contener el coronavirus.