El gobierno esperaba una caída de 1% en la actividad el mes pasado producto de las tensión social que se vivió en el país

Bloomberg

La actividad económica chilena se expandió en términos interanuales en diciembre, por primera vez en el último trimestre de 2019, a pesar de una ola de protestas antigubernamentales que cerraron las tiendas e inquietaron a los inversionistas.

Impulsado por un crecimiento de 3,7% en la minería, el índice de actividad económica del banco central se expandió 1,1% respecto al año anterior, en comparación con la estimación media de una contracción de 0,5% según los analistas encuestados por Bloomberg. El crecimiento interanual había sido negativo tanto en octubre como en noviembre.

La administración del presidente Sebastián Piñera está lidiando con meses de protestas por la desigualdad y las perspectivas de una mayor incertidumbre en el futuro. En abril, los votantes decidirán si la constitución de la nación debe modificarse. Esto implica que podría registrarse un duro golpe a la economía en el segundo trimestre de este año, según Bank of America Merrill Lynch.

El gobierno esperaba una caída de 1% en la actividad el mes pasado. Ha prometido miles de millones de dólares en estímulo fiscal para ayudar a la economía, mientras que el Congreso aprobó recientemente una reforma fiscal para aumentar el gasto en bienestar social.

Sin contar la minería, la actividad aumentó 0,8% respecto al año anterior, según los datos publicados el lunes. El crecimiento no minero se elevó 2,7% mes a mes.

La semana pasada, el banco central mantuvo inalterada su tasa de interés de referencia en medio de la incertidumbre de las protestas. En tanto, las cifras de actividad siguen a los datos de desempleo y producción industrial de diciembre que superaron las estimaciones de los analistas.