.
HACIENDA Durante la pandemia los migrantes del mundo llegaron a 272 millones según Acnur
lunes, 22 de febrero de 2021

México e India son los países del mundo con un mayor número de emigrantes, mientras que Estados Unidos es el que más recibe

Jonathan Toro - jtoro@larepublica.com.co

Pese a lo que muchos pensaron, el virus no fue el único problema que recorrió el mundo durante 2020, la migración masiva y el desplazamiento forzado en algunas regiones de Asia y África incrementaron mientras la pandemia se expandía por el planeta.

De acuerdo con el más reciente informe de la Organización Internacional de Migración, se estima que en el mundo hay cerca de 272 millones de migrantes internacionales, y que casi dos tercios de ellos son migrantes laborales.

Aunque esta cifra es pequeña si se le compara con la población mundial, pues representa 3,5% de esta, las estimaciones del número y la proporción de migrantes internacionales ya superan algunas proyecciones hechas por los expertos para el año 2050, que pronosticaban 230 millones de migrantes internacionales para ese año.

El estudio también reveló una serie de datos que permiten establecer el mapa de las migraciones en el mundo. Por ejemplo, que 47,9% de los migrantes internacionales son mujeres; que 13,9% son niños menores de 12 años, que frente a los resultados del estudio de inicios de la década, demuestra una contracción de 2,1%, y que Oceanía es la región del mundo con mayor afluencia de personas de otros países.

Ahora bien, pese a que en la región el mayor éxodo ha sido protagonizado por Venezuela y su crisis socio-política, el informe detalló que es México el país de Latinoamérica donde hay un mayor número de emigrantes. En el mundo, solo es superado por India, donde cerca de 18.000 millones de personas han dejado el país en los últimos dos años.

Bajo este panorama, las migraciones en el mundo durante el periodo de pandemia 2019-2020 tuvieron un crecimiento exponencial, especialmente en Europa, que acogió a cerca de 82 millones de migrantes, y en Asia, a donde llegaron 84 millones de nuevos pobladores. Juntos cuentan con 61% de la población total de los migrantes internacionales.

Siguiendo a estos, los países de Norteamérica, con 59 millones de personas de otros países que equivalen a 22% de la población total de migrantes, se ubicaron en el tercer lugar de los países con más llegada de extranjeros. Por su lado, África, con 10% del total, se ubicó en el cuarto puesto, y Latinoamérica, con 4%, quedó en el quinto lugar.

Respecto a esto, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, afirmó que no se puede esperar que las personas vivan en un estado de incertidumbre durante años, sin la posibilidad de volver a casa, ni la esperanza de construir un futuro donde están.

“Necesitamos una actitud fundamentalmente nueva y más receptiva hacia todas las personas desplazadas, junto con un impulso mucho más decidido para resolver conflictos que duran años y que están en la raíz del problema”, dijo.

LOS CONTRASTES

  • Filippo GrandiAlto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas

    “Hay que entablar lazos de cooperación internacional que permitan que los países desarrollen condiciones para retener a su gente, desde la prevención y la seguridad de las condiciones mínimas de vida”.

  • Juanita BedoyaOficial de movilización comunitaria de International Rescue Committee

    “Los países están obligados a asegurar el bienestar de las personas que llegan y reducir los niveles de persecución. La ley de migración que está a punto de aprobar el gobierno Biden habla de este tema”.

En el caso de Estados Unidos, es el principal país destino de los migrantes internacionales desde 1970. Desde entonces, el número de personas nacidas en el extranjero que residen en ese país se ha cuadruplicado, pasando de menos de 12 millones de personas, en 1970, a cerca de 51 millones en el tercer trimestre de 2020.

Frente al panorama de la migración mundial, Juanita Bedoya, oficial de movilización comunitaria en International Rescue Committee, afirmó que el fenómeno de las migración ha sido algo que durante años ha respondido a una crisis política mundial donde los actores se mueven por los diferentes países, de acuerdo a las necesidades de subsistencia. Sin embargo, según la experta, esto plantea un desafío enorme para los gobiernos que reciben esta población, pues hay que asegurar unos mínimos vitales para la gente que ingresa al país en condición de migrante.

Bedoya, anotó además, que habrá que extender lazos de cooperación internacional que permitan que los salientes ciudadanos regresen a sus hogares con condiciones más favorables, y esto implica la intervención de los países en conflicto o con crisis económicas, mediante mecanismos y organizaciones internacionales, que ayuden a superar la pobreza, la desescolarización, la desnutrición y la falta de oportunidades.

Frente al ultimo tema mencionado por la experta, la Organización de las Naciones Unidad (ONU) lanzó el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, que prioriza 23 objetivos de desarrollo en materia de cooperación internacional, dentro de los cuales se contempla: salvar vidas y emprender iniciativas internacionales sobre migración, gestionar las fronteras de manera integrada, segura y coordinada, eliminar todas las formas de discriminación, y aumentar la disponibilidad y flexibilidad de las vías de migración regular, entre otros.

Finalmente, el informe detalló que durante la pandemia, la gestión de los migrantes en la emergencia ayudó a mejorar la integración, pues a pesar de la crisis provocada por el covid-19, muchos de los migrantes optaron por quedarse en su país de acogida y prestar algún servicio, lo que a la larga generó beneficios para ambas partes.

La crisis por el covid-19 dificultó la situación mundial de los migrantes

De acuerdo con información de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), en 2020, se encontraron menos soluciones duraderas para las personas desplazadas, en comparación con el mismo periodo de años anteriores. Solo 822.600 personas desplazadas regresaron a sus hogares, de las cuales 635.000 eran desplazadas internas. Con 102.600 repatriaciones voluntarias en el primer semestre del año pasado, los retornos de personas refugiadas cayeron 22% con respecto a 2019.