Más de 95 millones de estadounidenses habían votado, según un recuento del Proyecto de Elecciones de la Universidad de Florida

Reuters

En medio de una votación anticipada récord y mientras algunos distritos se preparan para posibles actos de violencia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su rival demócrata Joe Biden enfocaron sus actividades del lunes, el último día de campaña, en los estados que pueden definir la elección.

Trump aparece detrás de Biden en las encuestas de opinión nacional a un día de las elecciones, pero la carrera se considera tan cerrada en los estados decisivos que el republicano aún podría reunir los 270 votos necesarios para prevalecer en el Colegio Electoral que determina al ganador.

Más de 95 millones de estadounidenses habían emitido sus votos hasta el lunes, según un recuento del Proyecto de Elecciones de la Universidad de Florida, un presagio de lo que se espera sea la mayor participación en los tiempos modernos.

Esa cifra representa 69% de las personas que votaron en 2016 y 40% de todos los estadounidenses que pueden sufragar.

En una señal de lo volátil que podría ser la elección, varios edificios de diversas ciudades fueron cerrados, incluso algunos cerca de la Casa Blanca y en la ciudad de Nueva York.

Las autoridades federales planean extender a varias cuadras la valla perimetral alrededor de la Casa Blanca para abarcar la misma área cercada durante las protestas contra el racismo y la brutalidad policial, según medios locales.

El FBI está investigando un incidente en Texas en que un convoy de vehículos a favor de Trump rodeó un autobús turístico que transportaba a personal de la campaña de Biden.

La caravana obligó a la campaña de Biden a cancelar al menos dos eventos en Texas, y los demócratas acusaron al presidente de alentar a sus partidarios a participar en actos de intimidación.

Estados clave
Trump, que busca evitar convertirse en el primer presidente en ejercicio en perder la reelección desde el también republicano George H.W. Bush en 1992, realizará actos en Carolina del Norte, Pensilvania, Wisconsin y Michigan.

El mandatario ganó esos estados en 2016 contra Hillary Clinton, pero las encuestas muestran que Biden amenaza con recuperarlos para los demócratas. Trump concluirá su campaña en Grand Rapids, Michigan, el mismo lugar donde finalizó su carrera presidencial previa.

Biden, su compañera de fórmula Kamala Harris y sus cónyuges pasarán la mayor parte del lunes en Pensilvania, separándose para llegar a los cuatro rincones de un estado que se ha vuelto vital para las esperanzas del exvicepresidente de llegar al poder.

Biden hablará ante miembros de sindicatos y votantes afroamericanos en el área de Pittsburgh antes de que la cantante Lady Gaga se una a un mitin por la noche en esa zona.

También llegará a Ohio, pasando tiempo en su último día de campaña en un estado que en el que Trump se impuso en 2016 y que ahora muestra una competencia cerrada.

El expresidente Barack Obama realizará un mitin en Atlanta, Georgia, antes de cerrar la campaña por la noche en un acto en Miami.

Biden ha concluido la campaña a la ofensiva, viajando casi exclusivamente a los estados que Trump ganó en 2016 y criticando la respuesta del presidente a la pandemia de coronavirus, que ha dominado las últimas etapas de la carrera a la Casa Blanca.

Biden acusa a Trump de renunciar a luchar contra la pandemia, que ha dejado más de 230.000 muertos en el país y ha costado millones de puestos de trabajo. Las encuestas muestran que los estadounidenses confían en Biden más que en Trump para combatir la enfermedad.