El déficit general en el comercio de bienes y servicios se expandió a US$67.100 millones en agosto, desde los US$63.400 millones de julio

Bloomberg

El déficit comercial de los Estados Unidos se amplió en agosto al mayor nivel desde 2006, al tiempo que la nación importó una cantidad récord de bienes de consumo en medio de un repunte de la demanda antes de la temporada de compras navideñas.

El déficit general en el comercio de bienes y servicios se expandió a US$67.100 millones en agosto desde los US$63.400 millones revisados en julio, según datos del Departamento de Comercio publicados el martes. La estimación mediana de una encuesta de Bloomberg a economistas era de un aumento a US$66.200 millones. El balance positivo en servicios cayó a US$16.800 millones.

Las importaciones totales aumentaron 3,2% a US$239.000 millones, mientras que las exportaciones aumentaron 2,2% con respecto al mes anterior a US$171.900 millones. El superávit de la nación en servicios se redujo a su nivel más bajo desde 2012. Mientras tanto, el déficit comercial de bienes se expandió a un nivel récord.

La pandemia de coronavirus revirtió algunos de los esfuerzos de reducción del déficit de la Administración Trump que estaban comenzando a dar frutos antes de que el covid-19 cambiara la demanda y las cadenas de suministro. Las empresas estadounidenses, que redujeron sus inventarios al comienzo del confinamiento, han aumentado recientemente las importaciones para reponer las existencias antes de la temporada navideña.

Mientras tanto, la actividad económica deprimida en el extranjero ha dado lugar a mejoras menores en las exportaciones de bienes de la mayor economía del mundo. Los volúmenes comerciales son más altos que los mínimos de la pandemia en mayo, pero siguen alicaídos tras el repunte inicial derivado de las medidas de reapertura.

En conjunto, el valor de las exportaciones e importaciones estadounidenses subió a casi US$411.000 millones, todavía muy por debajo de los niveles previos a la pandemia.

El aumento de las importaciones de servicios superó el avance de las exportaciones, lo que resultó en un menor superávit general. Las exportaciones de viajes —que se refieren a los turistas que visitan EE.UU.— disminuyeron por sexto mes consecutivo y bajaron 77% en términos interanuales.

Las importaciones de servicios, que van desde seguros y servicios financieros hasta construcción y viajes, aumentaron a casi US$36.100 millones.