En total serían 16 ciudades las que tendrían sedes de partidos de fútbol, están garantizadas tres sedes para México y tres para Canadá

Mauricio Zuluaga

La última vez que Norteamérica acogió un Mundial de fútbol fue en 1994. Ese mismo año entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, conocido como Nafta, el cual marcó las condiciones para el intercambio comercial entre Estados Unidos, Canadá y México. Hoy, estos mismos tres países, regidos por lo acordado en el nuevo Nafta, comienzan a preparar lo que será el retorno de la copa del mundo a esta parte del continente en 2026.

El reto no es menor. Por primera vez tres naciones tendrán a su cargo la organización del Mundial, tarea que demandará aún más consensos entre estos países, que aún están a la espera de que el parlamento canadiense ratifique lo acordado por ejecutivo, para así dar inicio oficial al nuevo Nafta.

Por lo pronto el fútbol ha logrado lo que comercio no pudo, llamar por un solo nombre a este bloque de países. Mientras en Estados Unidos el nuevo Nafta es conocido como el Usmca, en Canadá lo llaman Cusma y en México el TMEC. Lo que refleja que cada país quiere poner su letra iniciando la sigla. Para el Mundial, en cambio, ya parece haber eslogan oficial: United 2026.

En los últimos días cada país envió a la Fifa los nombres de las ciudades que aspiran a ser sede del Mundial. En total 23 ciudades, 17 en Estados Unidos, tres en México y tres en Canadá, se postularon para acoger partidos durante la copa. De este listado se escogerá un máximo de 16 plazas. Sin embargo, se da por descontado que las que saldrán de competencia serán solo estadounidenses, ya que los organizadores están trabajando bajo la premisa de que México y Canadá tengan tres sedes cada uno, y Estados Unidos 10.

Toronto, Edmonton y Montreal en Canadá parecen tener asegurado su puesto como sedes del Mundial. Lo mismo que Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey en México. Por su parte otras ciudades importantes como Nueva York, Washington, Boston, Miami y San Francisco, entre otras, tendrán que aguardar a que el proceso de evaluación de la Fifa concluya para saber si podrán ser anfitrionas de la copa del mundo.

Uno de los datos que más llamó la atención en Canadá es que una de sus ciudades principales, Vancouver, no fue incluida en la lista. La Federación de Fútbol de este país explicó que “Vancouver no era una ciudad candidata a anfitriona en el libro de ofertas presentado a la Fifa antes de la votación para garantizar los derechos de la Copa Mundial de 2026”.

Impacto del nuevo Nafta

Durante la última reunión del Foro Económico Mundial en Davos, el presidente de la Fifa se refirió al nuevo Nafta y el Mundial. En reunión con el presidente Trump, Gianni Infantino señaló que el acuerdo para que los tres países fueran sede del Mundial se dio mucho antes de la firma del nuevo tratado comercial, lo que demuestra que el fútbol va siempre un paso adelante. “Tenemos que crear al menos un millón de empleos para ciudadanos estadounidenses involucrados en el fútbol”. Concluyó Infantino al hacer referencia al impacto económico que tendría el Mundial en Norteamérica.

La puesta a punto de las ciudades sedes del Mundial demandará una cantidad importante de acero y aluminio para la adecuación de estadios y la construcción de la infraestructura requerida por la Fifa. Solo la ampliación del estadio BMO Field, donde juega el Toronto F.C., costará cerca de US$50 millones. La obra contempla la ampliación de la capacidad de aforo de 30.000 a 45.000 espectadores, lo cual se hará a través de la habilitación de graderías temporales.

Canadá es el país que más acero estadounidense compra, explicando 49% de sus exportaciones. En el último año el comercio de acero entre ambos países sumó US$13.000 millones. En contraste, alrededor de 76% de la producción de aluminio primario de Canadá se exporta a los Estados Unidos. Otro reto correrá por cuenta de la política migratoria que pueda adoptar el bloque durante el Mundial. Hoy, dependiendo de la ciudadanía, alguien que quiera visitar los tres países debe sacar hasta tres visados, por lo que no se descarta que para la Copa del Mundo se pueda acordar el uso de una sola visa para acceder a las tres naciones.