La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ernesto Rodríguez - erodriguez@larepublica.com.co

Luego de no lograr un acuerdo en el Gobierno estadounidense sobre el presupuesto para el próximo año, el cese de actividades es una realidad y con ello un posible estancamiento en la recuperación económica del país. Hecho que reafirmaría la postura de la Reserva Federal (Fed) de no iniciar el recorte de la compra de estímulos hasta que los indicadores evidencien una mejoría de la economía americana.

Inmediatamente se conoció la decisión, las agencias federales de EE.UU. recibieron órdenes de suspender sus actividades no esenciales por primera vez en 17 años por la falta de fondos para financiarlas. Generando que 800.000 trabajadores no fueran a sus trabajos y poniendo en riesgo la recuperación económica del país.

Vincent Reinhart, economista jefe de Morgan Stanley’s y Mark Zandi, economista jefe de Moody’s, consideran que la decisión afectará de manera considerable al Producto Interno Bruto (PIB). Reinhart y por lo tanto, por cada semana que el gobierno se encuentre inactivo el PIB real podría retroceder 0,15%. Para Zandi un cierre de entre tres y cuatro semanas costaría 1,4% en el cuarto trimestre sobre 2,3% por el Banco Central de Estados Unidos.

Bajo este panorama todo parece indicar que la Fed continuará con la compra de los US$85.000 millones por mes y no reducirá el monto hasta que no haya una verdadera mejoría en la economía estadounidense.

“La Fed ha dejado claro luego de mantener la compra de estímulos, que no lo va dejar de hacer hasta que la economía norteamericana muestre verdaderos signos de recuperación. Sin embargo, nada esta dicho y nos podría sorprender en su próxima reunión” explicó Cristian Lancheros, analista internacional de Acciones y Valores.

Antes de su última reunión y cuando parecía que los estímulos se iban a reducir debido a los buenos datos en el informe de desempleo, las cifras tuvieron que descartarse por problemas técnicos en el procesamiento de las peticiones de subsidios.

Para las economías emergentes el hecho de que la Fed mantenga la compra de dólares permite tener un poco de oxígeno financiero. Julio César Botero, profesor de relaciones internacionales del Politécnico Grancolombiano, considera que “las disputas que tiene el Gobierno demuestran que todavía existen muchos problemas en ese país y por eso la Fed mantendría la compra de dólares. Algo que permite el fortalecimiento de las economías de la región y en general de los emergentes”. Otro de los problemas que afrontan los legisladores estadounidenses, es conseguir el aumento para el techo de la deuda que ya casi llega a los US$16,7 billones.

Esto se deberá conseguir antes del 17 de octubre o el Tesoro se quedará sin opción de préstamo para pagar las cuentas del Gobierno.

Hasta que no se llegue a un acuerdo los servicios públicos no esenciales como parques nacionales y museos estarán cerrados. La policía, ejercito y controladores aéreos si operarán.

Países en desarrollo, afectados por EE.UU.
El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, hizo una alerta sobre la actual incertidumbre fiscal de EE.UU., cuya administración cerró parcialmente este martes por falta de presupuesto, algo que podría ocasionar un gran daño a los países en desarrollo al combinarse con otras fuentes de volatilidad global. Los países emergentes también se podrían ver afectados por esta situación y aumentarían las cifras de pobreza, algo que venía disminuyendo en los últimos años, señaló el presidente del Banco Mundial . “La esperanza es que las autoridades resuelvan rápidamente estas cuestiones para que la economía mundial se vea lo menos afectada”.

Las opiniones

Cristian Lancheros
Analista internacional de acciones y valores

“La Fed ha dejado claro, luego de mantener la compra de estímulos, que no los recortará hasta que los índices de recuperación económica sean más fuertes”.

Julio César Botero
Profesor Politécnico Grancolombiano

“Las disputas que tiene el Gobierno demuestran que existen muchos problemas y seguramente la Fed mantendrá la compra de dólares”.