Fitch pronostica que pagos de intereses de gobiernos en mercados desarrollados y emergentes rodearán los US$860.000 millones

Reuters

Un aumento récord en la deuda pública a nivel mundial afectará a los mercados emergentes de manera desproporcionada y será motivo de preocupación que las naciones en desarrollo no se beneficien de tasas de interés más bajas, así como el peso del pago de la deuda, dijo Fitch Ratings el miércoles.

La deuda soberana mundial se disparó en 10 billones de dólares, a US77,8 billones, o 94% del Producto Interno Bruto mundial, a medida que los gobiernos aumentaron el gasto en salud y apuntalaron sus economías sacudidas por las consecuencias de la pandemia de coronavirus, calculó Fitch.

Tanto el aumento como los niveles de deuda están en una cota récord, escribió en un informe James McCormack, jefe de calificaciones soberanas de Fitch, agregando que el último tramo de 10 billones de dólares necesitó siete años para gestarse.

Y aunque la medida de la deuda pública con respecto al PIB -utilizada a menudo como un indicador aproximado de la sostenibilidad de la deuda- se situó en alrededor del 60% del PIB tanto para los mercados en desarrollo como para los desarrollados, esto enmascara una divergencia en las tasas de interés para los dos grupos, señaló McCormack.

"No ha habido un 'almuerzo gratis' asociado con tasas más bajas para los soberanos de los mercados emergentes", escribió.

La tasa de interés promedio sobre el total de la deuda de un gobierno ha caído de 4% a 2% durante la última década en los mercados desarrollados, según el informe. En los mercados emergentes, la tasa aumentó de 4,3% a 5,1%.

Fitch pronostica que los pagos de intereses de los gobiernos en los mercados desarrollados y emergentes convergerán para 2022 en torno a los 860.000 millones, a pesar de que la deuda del primer grupo es tres veces mayor que la del segundo.