RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La publicación detalla que con Biden la región podría sumar hasta 0,5% del Producto Interno Bruto el próximo año, y 1,5% en 2022

Diario Financiero

Quien gane la presidencia de Estados Unidos tendrá repercusiones políticas y económicas para prácticamente todo el mundo, y América Latina no es la excepción. Se dice que con Joe Biden la región tendría un mayor desarrollo, y si bien Oxford Economics lo refuerza, también desmiente que una administración demócrata sea la solución a todos los problemas.

Según la firma británica, es evidente que habrían ciertas mejoras. Por ejemplo, plantea que el ambicioso plan fiscal -aunque se implemente parcialmente- debería significar un impulso para los consumidores estadounidenses y por ende para las exportaciones latinoamericanas, pero pone una nota de cautela para las expectativas.

Además, destaca que con Biden la región podría sumar hasta 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB) el próximo año, y 1,5% en 2022, pero un informe reciente advierte que "somos escépticos de que todos los países puedan aprovechar la oportunidad por completo".

"Una segunda ola de coronavirus o una política interna desordenada podría compensar la bendición para algunos", advierte el reporte elaborado por el economista jefe para América Latina, Marcos Casarin, y explica que las economías más dinámicas, con políticas internas estables y mayores vínculos a EE.UU. "son las que más se benefician".

Así, plantea que "un cambio de inquilinos en la Casa Blanca podría representar una oportunidad para que América Latina fortalezca los vínculos económicos y sociales con el principal socio comercial de la región", y explica que "esperamos que Joe Biden no solo sea más predecible que Donald Trump, sino también más amigable hacia la migración y el comercio internacional en comparación con su predecesor".

Sin embargo, Oxford Economics deja claro que una victoria de Biden "no es una panacea", explicando que si bien el candidato se ha comprometido a reparar las relaciones comerciales dañadas, "no es de ninguna manera un puro libre comerciante".

Riesgos para la inversión
Para el caso de México, por ejemplo, una mayor demanda norteamericana sumada a políticas estadounidenses más predecibles serían algo positivo para los exportadores, "pero la hostilidad del presidente López Obrador hacia partes del sector privado puede contrarrestar parte del impulso inversión de las empresas".

Otro país que no "ganaría mucho" sería Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro es partidario de Trump, al mismo tiempo que difiere del enfoque de Biden en temas medioambientales, por ejemplo. Al igual que en México, la inversión estadounidense en el país también podría disminuir, y se "podría amplificar una tendencia de una década de declive de inversión como porcentaje del PIB".

Desde la otra vereda, Colombia podría ver "uno de los mayores impulsos del crecimiento, dados sus fuertes vínculos comerciales" bilaterales con EEUU y políticas macroeconómicas estables, mientras que Chile y Perú también se deberían beneficiar del aumento de la demanda de otros socios, considerando que cuentan con políticas macroeconómicas estables y son más abiertos al comercio exterior en general.

La situación de Argentina y Ecuador dependerá en gran medida de la rapidez con la que recuperen el acceso a mercados de capitales después de sus conversaciones con el FMI, dice el reporte.