.
GLOBOECONOMÍA A cada colombiano la delincuencia le cuesta US$420 en un año
viernes, 3 de febrero de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

Según lo expresado por el economista Diego Guevara, esta  es una cifra verídica si se analiza el impacto de la violencia del crimen organizado y el de la urbana, que incluye los robos en las calles y en el servicio público, “pero si se habla de otro tipo de violencia que está vinculado al terrorismo por ejemplo y a grupos guerrilleros, Colombia debería estar en el umbral superior”. 

Aunque América Latina y El Caribe se ha convertido en una región con avances económicos importantes, ya que según el Banco Interamericano de Desarrollo entre 2004 y 2014 gran cantidad de países de esta zona tuvieron tasas de crecimiento anual aproximadas a 4%; las cifras de pobreza disminuyeron y los habitantes de estas naciones optaron por métodos de vida más saludables, las cifras de criminalidad aumentaron haciendo que Latinoamérica y la zona caribeña siga siendo la parte más violenta del planeta, sin incluir las zonas de guerra cada lugar. 

Poniendo estas palabras en cifras, según el análisis del BID en América Latina y el Caribe se presentan 24 homicidios por cada 100.000 habitantes cada año, representando 33% de las muertes cometidas en el mundo, a pesar de que solo acoja 9% de la población mundial. 

La explicación de estas cifras es que en esta región ni siquiera se resuelve 10% de los crímenes que  suceden, y esto lo ratifica Guevara al afirmar que “aquí hay un gran cuello de botella, según varios estudios, y es que ese tipo de delincuencia común y de bandas criminales en las ciudades está representado por el aparato de justicia ya que no tiene las suficientes herramientas para combatir y, sobre todo, penalizar estos delitos de vandalismo común que son los que más afectan a los ciudadanos. La reglamentación y el órgano jurídico todavía es débil”.

Si se comparan las cifras de Colombia con otras, se puede decir que en la región hay otros países en donde las tasas de hurtos callejeros y delincuencia común son mayores, sin embargo expertos dicen que esto no quiere decir que el país esté bien pues “la coyuntura actual de paz en Colombia prende las alarmas para que ese tipo de delincuencia vinculado al terrorismo guerrillero, pueda que se traslade a la delincuencia común o a bandas criminales. Se debe tener mucho cuidado porque si eso ocurre, dentro de unos años la nación estará dentro de esos primeros lugares”. 

El país en el que los ciudadanos pagan más cada año por la delincuencia en la región, es Trinidad & Tobago con un monto de US$1.189, que en la moneda nacional equivalen a $3.445.750. Después está Bahamas, con US$1.176; Argentina US$688; Chile US$637, y Brasil donde el impacto por persona es US$613. 

Para el profesor de economía del Politécnico Grancolombiano, Andrés Chavarro, el crimen es un problema motriz y a la vez una consecuencia, es decir “un problema en el sentido en el que el crimen genera más problemas de orden social y es una consecuencia del deterioro del tejido social”.

Otros de los costos que se estudiaron por el Banco Interamericano de Desarrollo son los que se generan a causa de los homicidios. Ahí América Latina y El Caribe nuevamente está encabezando la lista seguida por Asia Meridional, con 19%; África, con 10%; Europa y Asia Oriental 8% y el Pacífico, con 6%. 

Dentro de los países de la región, Honduras, El Salvador y Guatemala son los que tienen los índices de violencia más altos con cifras de 70,3, 61,1 y 35 homicidios dolosos por cada 100.000 habitantes, respectivamente. Colombia tiene una cifra de 26,4, dato por encima de países como Brasil (25,9), México (16,6) y Costa Rica (10).

Para Chavarro la colisión del crimen es tan alta que llega a tener impactos fiscales ya que “en lugar de usar el dinero que se tiene destinado para infraestructura o construcción de escuelas, se debe tener un pie de fuerza y un sistema judicial para tratar de mitigar el problema”.

Razón por la cual, dijo el analista, esos recursos terminan gastados y no reinvertidos en favor de la sociedad.

Y es que el impacto de este problema en Colombia supera U$20.000 millones cada año, cifra que supera al monto de Chile, que es de US$11.352 millones y Perú, en donde asciende a US$10.325 millones.

El único país de la Alianza del Pacífico que supera a Colombia es México, donde el crimen llega a quitarle al PIB más de US$41.000 millones.

Las cifras del gasto en cárceles

El Banco Interamericano de Desarrollo incluyó dentro de su estudio el costo penitenciario en los países de la región en el periodo entre 2010 y 2014. En ese listado, Colombia gastó 0,16% de su PIB en la administración de las cárceles, una cifra que fue superada por Argentina (0,25%); Chile, (0,33%), Uruguay (0,25%), entre otros. El promedio para la región es de 0,20% de su PIB. En ese conteo el que menos gastó fue Brasil, con 00,6% de su PIB.

Las opiniones

Andrés chavarro 
Profesor del Politécnico Grancolombiano
“El crimen tiene impactos fiscales porque el dinero que se tenía destinado para otros proyectos, ahora se usa para mitigar la delincuencia”.

Diego Guevara 
Economista PHD en Ciencias Sociales 
“Si el dato de US$420 mide el tipo de violencia de crimen organizado y el asociado a crímenes urbanos, el país sí está dentro de ese promedio”.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Bancos 26/07/2021 Rappi da nuevo paso para ingresar al sector financiero en Chile con RappiBank e Itaú

La compañía colombiana confirmó que inscribió la marca en Inapi a la espera de la puesta en marcha de la alianza con Itaú Chile

Salud 24/07/2021 Alemania endurece las reglas para los viajeros no vacunados de España y Países Bajos

La medida llega durante las vacaciones de verano, cuando muchas familias se van de vacaciones a las soleadas playas mediterráneas de España

Salud 26/07/2021 Farmacéutica BioNTech SE realizará ensayo de la siguiente vacuna contra la malaria

La biotecnología alemana tiene como objetivo comenzar los ensayos con pacientes de una vacuna contra la malaria el próximo año

MÁS GLOBOECONOMÍA