Las especies de Mineros, Grupo Energía Bogotá, ISA y Celsia son las únicas que subieron respecto al precio de cierre del 30 de diciembre

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

Después de un poco más de cinco meses del ‘lunes negro’ y a pesar de las reaperturas paulatinas de los sectores económicos, al cierre de agosto el Colcap no volvió a los niveles con los que abrió el pasado 9 de marzo (1.502,84 unidades) ni superó el valor con el que inició el año (1.662,42 unidades). De hecho, en los primeros ocho meses del año, el principal índice de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) disminuyó 26,85%, hasta 1.216,03 unidades.

De las 25 acciones que hacen parte de la canasta del Colcap para el tercer trimestre del año, solamente las de Mineros, Grupo Energía Bogotá (GEB), ISA y Celsia finalizaron agosto con un precio superior al que registraron en la apertura del mercado el 2 de enero.

Raúl Moreno, director de estrategias de mercado de Global Securities, indicó que estas cuatro empresas hacen parte de “sectores que han sido defensivos durante la pandemia”.

En el caso de la acción de Mineros, que de las cuatro con variaciones positivas es la que registra el mayor aumento de precios entre enero y agosto (18,46%), pues inició el año en $3.250 y finalizó el octavo mes del año en $3.850, su fortaleza se debe a que los inversionistas en todo el mundo han recurrido a activos refugio por la coyuntura, por lo que el precio del oro llegó a máximos históricos.

“En el mundo hay una excesiva liquidez por las políticas de expansión monetaria de los bancos centrales, y el oro y la plata se convirtieron en los activos refugio favoritos para invertir estos recursos”, dijo Moreno, quien explicó que los rendimientos de los bonos del Tesoro, que también son considerados activos refugio, están bajos debido a que la tasa de la Fed está en 0%.

LOS CONTRASTES

  • Raúl MorenoDirector de Estrategias de Mercado de Global Securities

    “Los ingresos de estas empresas del sector energético están casi que garantizados, pues son ajustados por una regulación o por contratos. En la medida en que baja la demanda, se reconocen a futuro”.

  • Iván Felipe AgudeloAnalista de Renta Variable de Alianza Valores

    “En Panamá, se terminaron proyectos de construcción que no se reemplazaron, diferente a lo que ocurrió en Colombia con el inicio de las 4G. Esto afectó el negocio de Cemex en ese país”.

Así mismo, los inversionistas han recurrido menos al dólar como activo refugio, porque las elecciones presidenciales en Estados Unidos generan riesgo e incertidumbre.

Cabe mencionar que, en el segundo trimestre, la producción de la empresa aumentó 3,4% frente al mismo periodo del año pasado, mientras que el precio de la acción tocó máximos históricos de 2013.

La segunda especie del Colcap con la mayor variación positiva entre enero y agosto es la de GEB, que incrementó 10,81%, pues pasó de $2.220 a $2.460.

El aumento del precio de la acción estaría relacionado con que esta empresa provee servicios públicos en Colombia y en Perú, países donde los ingresos de este tipo de compañías son muy estables y casi que garantizados, ya que son regulados.

“GEB fue favorecida por los precios de la energía eléctrica, ya que durante el aislamiento disminuyeron los niveles de los embalses, lo que subió el precio de las tarifas”, mencionó Moreno, quien añadió que la empresa también se benefició de la devaluación del peso, pues parte de sus ingresos los recibe en dólares.

En el segundo trimestre, la utilidad neta de esta empresa disminuyó 9,5% frente al primer trimestre de este este año y cayó 2,6% en comparación con el segundo trimestre de 2019. Andrés Duarte, director de renta variable de Corficolombiana, consideró que estos resultados fueron positivos “teniendo en cuenta el deterioro generalizado de la dinámica económica en Colombia y la región”.

La acción de ISA se ubicó en el tercer lugar como la especie del Colcap con mayor crecimiento de su valor en los primeros ocho meses del año (6,84%), puesto que su precio aumentó de $19.600 a $20.940. Además, llegó a un nuevo máximo precio histórico.

Al igual que GEB, los ingresos de esta empresa de energía son bastante estables, pues alrededor de 80% de estos son por el servicio de transmisión, en el que se le paga por tener disponibilidad.

Si bien en el negocio de las concesiones viales sí pudo haber una afectación en los ingresos por cuenta del aislamiento, el Gobierno les puede reconocer este dinero a futuro o les puede extender la concesión.

En el segundo trimestre, registró ingresos consolidados 29,5% mayores a los del primer trimestre y la utilidad neta fue 45,4% más alta que la de los tres primeros meses del año.

Otro aspecto que también impulsó el precio de la acción fue la adquisición, por US$152 millones, de la empresa de transporte Orazul Energy Group en Perú, que también es dueña de Etenorte y Eteselva. Estas compañías operan seis líneas de transmisión con un total de 746 kilómetros de circuito.

Moreno también añadió que la subida del precio en la acción de ISA estuvo relacionada con la fortaleza del dólar frente al peso y con la expectativa que ha generado que el Gobierno venda su participación en la empresa.

En cuanto a Celsia, el precio de su acción tuvo una variación de 5,42% frente al valor con el que inició el año, pues aumentó de $4.410 a $4.649.

El incremento en el precio estaría motivado por el hecho de que la empresa se benefició con los mayores precios de energía en bolsa y contratos. En el segundo trimestre, los ingresos operacionales de la compañía llegaron a $891.069 millones y la utilidad neta a $73.092 millones.

Por lado de las acciones que cayeron más, al cierre de agosto, la de Cemex Latam Holdings perdió 50,62% del precio con el que inició el año. Le siguieron la preferencial y la ordinaria de Bancolombia, con pérdidas de 41,66% y 40,91%, respectivamente.

Iván Felipe Agudelo, analista de renta variable de Alianza Valores, explicó que la cementera ha enfrentado desafíos desde 2017, cuando el país importó cementos de Turquía que afectaron el precio del material en el país.

“En el contexto de la pandemia, todos los países en los que tiene presencia Cemex impusieron cuarentenas obligatorias parecidas a la de Colombia, lo que afectó el negocio”, dijo el analista, a lo que agregó que la situación fue distinta para Cementos Argos, ya que 55% de los ingresos de esa compañía provienen de Estados Unidos, donde el aislamiento fue menos estricto.

Si bien con el fin del aislamiento obligatorio y la reapertura de los sectores se espera que los precios de las acciones tiendan a ajustar, en las actividades que son intensivas en capital humano esa recuperación se puede demorar.

La especie de Avianca perdió 86,92% de su valor entre enero y agosto
Si bien la acción de Avianca no hace parte del Colcap desde mayo, cabe resaltar cómo ha sido su comportamiento este año. Para el 31 de agosto, la especie cerró en $240, 86,92% menos que en la apertura del 2 de enero, cuando su valor era $1.835. La caída del precio se debe a que la empresa se acogió al capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos, lo que llevó a que en la BVC se negociara la especie por medio de subasta. Tras el anuncio del Gobierno de hacerle un préstamo por US$370 millones, la acción subió $45.