Las dudas sobre un acuerdo en el Congreso de EE.UU. para la creación de estímulos económicos y las relaciones de ese país con China fortalecen a la divisa

Juan Sebastian Amaya

La semana pasada el precio del dólar se acercó a $3.800 y cerró en $3.783. Sin embargo, según varios analistas consultados por LR, esta semana la divisa superará ese nivel y se negociará en promedio a $3.804.

Los expertos explican que, especialmente, este comportamiento al alza se debe a la incertidumbre que continúan generando las conversaciones en el Congreso de Estados Unidos para la implementación de un paquete de estímulos a su economía y el retraso que han tenido los puntos en común, lo que afecta la estabilidad de los mercados y genera menor apetito por el riesgo.

“La evolución de las conversaciones entre los demócratas y republicanos respecto al nuevo paquete de estímulo fiscal se vieron retrasadas por las órdenes ejecutivas que tomó el presidente, Donald Trump, para la extensión de dichos alivios. No obstante, a pesar de la prolongación de las medidas, será crucial la aprobación del financiamiento de las mismas, poder que recae plenamente en el Congreso”, puntualizó el gerente de portafolio en Colfondos, Andrés Herrera.

Entre tanto, la analista de Fiduciaria Central, Camila Martínez agregó que, en el mercado internacional, las conversaciones entre China y Estados Unidos para evaluar el cumplimiento de la fase uno de los acuerdos comerciales entre las dos potencias, que empezaron el fin de semana, serán fundamentales para la retoma de la dinámica de la economía global y el registro del dólar.

“Teniendo en cuenta que las relaciones entre estas dos potencias se ha deteriorado en los últimos meses y que la nación asiática no ha alcanzado el ritmo de compras que se comprometió, podría aumentar la incertidumbre en el mercado”, comentó.

Adicionalmente, Martínez analizó que la reunión de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) podrían darle un impulso al mercado internacional y local de crudo, todo dependiendo de su desarrollo a mitad de semana.

Al respecto, el analista de Oanda, Edward Moya, argumentó que los precios del petróleo se estancaron porque la recuperación económica mundial muestra signos de desaceleración. “La recuperación de China es desigual y las perspectivas de EE.UU. están disminuyendo a medida que persiste el desempleo generalizado y un Congreso ineficaz no proporciona la ayuda que tanto necesita la economía”, sentenció.

Juan Camilo Rincón, analista económico del Banco Agrario, añadió que los mejores datos macroeconómicos que se vienen observando en Estados Unidos desde las últimas semanas, al corte de julio, frente a la moderación que evidencian en su ritmo de recuperación las cifras de actividad real en la Eurozona y China, continuarán favoreciendo la fortaleza del dólar a nivel mundial durante esta semana y también seguirán generando que las tasas de interés de los Tesoros americanos sigan subiendo en el corto plazo.

“Estos factores generarán desvalorizaciones en los bonos de largo plazo en los países emergentes, particularmente en Colombia”, advirtió.

“Todo lo anterior, junto a los riesgos políticos en EE.UU. por las demoras que existen para aprobar el segundo estímulo fiscal, más las tensiones comerciales y políticas entre China y Estados Unidos, seguirán siendo drivers que generarán incertidumbre en los mercados financieros a nivel mundial, algo que seguirá creando episodios de volatilidad en el mercado bursátil local”, concluyó Rincón.

Las acciones en EE.UU. se estancaron
El índice S&P 500 culminó la semana anterior, prácticamente, sin ningún tipo de cambios, a pesar de acercarse nuevamente a su máximo histórico de cierre, ya que los datos sobre la economía de Estados Unidos aumentaron la incertidumbre sobre la recuperación.

Las medidas agresivas de estímulo han ayudado a los tres principales índices de Wall Street a rebotar desde el desplome provocado por la pandemia en marzo. El referencial S&P500, en un momento del pasado viernes, incrementó 0,15% hasta 3.378,51 puntos, pero retrocedió para cerrar con una marginal baja.