El ministro de Trabajo, Ángel Cabrera, manifestó que -a pesar de al crisis- "el aprendizaje ha sido positivo"

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

Con respecto a los aprendizajes del sector sanitario frente al covid-19, el ministro de Trabajo, Ángel Cabrera, el presidente de Fasecolda, Miguel Gómez, y el representante a la Cámara, Gabriel Jaime Vallejo, coincidieron en que “el mundo no estaba preparado”, por lo que las medidas han tenido que ser tomadas en medio de una emergencia internacional.

“El sistema sanitario no responde a una pandemia y el mundo no estaba preparado. Estas decisiones son de emergencia, en el que tocaba actuar día a día, cosa que seguiremos haciendo. Hasta ahora estamos aprendiendo a manejar esta situación, que es terrible y por la cual se calcula que se perdieron millones de empleos”, indicó el ministro Cabrera, quien manifestó además que el sistema de salud nacional no tenía las mejores herramientas contra la pandemia, sobre todo en el tema de la contratación.

A pesar de eso, el ministro de Trabajo es optimista, pues manifestó que el aprendizaje ha sido positivo.  “Nos hemos interconectado con el mundo, pero nos preocupa la suspensión de las actividades que ha traído la pandemia” concluyó.

El presidente de Fasecolda, Miguel Gómez, se refirió a la “inmensa” concentración de elementos de protección personal a nivel mundial como uno de los problemas que se deben solucionar para enfrentar la crisis. “Un 50% de estos elementos los produce China, seguido de Taiwan, India, Pakistan, entre otros. Hay una guerra por el suministro de estos productos, en medio de un mercado que no está manejando los precios de una situación normal”, dijo Gómez.

“El problema es del mundo entero, pues los elementos de protección no son una vacuna; el contagio existe, y las probabilidades son reales en cualquier lugar. Nada elimina el riesgo y esa es una realidad con la que tenemos que vivir”, agregó.

Frente a la situación que se vive en Colombia, Gómez indicó que los sectores que están cubiertos son los de transporte y el personal dedicado a la asistencia como los bomberos, Cruz Roja y el personal de salud, a quienes hay que mantenerlos protegidos. “Solo para esos el resto de sectores de la economía la obligación primordial es del empleador, pues las ARL pueden ayudar, colaborar y  contribuir, pero no sustituyen al empleador y eso hay que dejarlo claro”, dijo.

Con respecto al tema, el representante a la Cámara, Gabriel Jaime Vallejo, dijo que, frente a la crisis, Colombia "tiene dos problemas estructurales en su economía: el narcotráfico y la informalidad. Hay 12 millones de colombianos que trabajan de manera informal y no tienen ningún tipo de seguridad social”, indicó, al tiempo que hizo referencia a que el país "se convirtió en uno rebuscadores, un rebusque que es parte de nuestra creatividad y que es bueno, pero que tiene un alto costo económico y social".

Creo que es importante que los empleadores y las empresas se apoyen en las ARL para el proceso  de reactivación. Las ARL, que son muy buenas para eso, tienen que jugarse completamente y apoyar los protocolos. También el empleador debe pedirle a su ARL que le ayude en el proceo de transito gradual hacia la normalidad productiva y creo que ahí es donde la gente va a valorar todo lo que las ARL pueden hacer para fortalecer la economía", concluyó Vallejo.