Tarjetas de crédito y los créditos personales son los productos que más se verían perjudicados a la hora de que no haya dinero para pagarlos

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

A pesar de que las cifras del sistema financiero aún no reflejan el golpe que han vivido los colombianos por la crisis económica, a causa de los alivios otorgados por las entidades, el bolsillo sigue siendo uno de los principales afectados por la pandemia. Así lo muestra la última encuesta de TransUnion que no solo revela que los consumidores se están quedando colgados por $890.689 al pagar las deudas.

Adicionalmente, el informe también refleja que los colombianos que han sido afectados por la pandemia consideran que esperan no poder pagar sus obligaciones en 7,9 semanas. Además, que 92% de los encuestados está preocupado por su capacidad de pago.

“Un 35% de esos consumidores espera tener un déficit en un mes. La preocupación por la capacidad de pago en el futuro disminuyó en relación con el mes anterior, con 25% de los consumidores impactados esperando poder pagar sus obligaciones durante más de tres meses, frente a 20% en la encuesta del mes pasado”, agregó el estudio de TransUnion.

Adicionalmente, se encontró que las tarjetas de crédito y los créditos personales son los productos que más se verían perjudicados a la hora de que no haya dinero para pagarlos. Respectivamente, 38% y 37% de los encuestados indicó que no podrán pagarlos.

TransUnion también reveló cómo está el comportamiento a la hora de realizar compras por parte de los consumidores. Por ejemplo, 52% de los encuestados dijo que está posponiendo sus vacaciones; 45% asegura que está retrasando los gastos de mejoras del hogar y 27% está retrasando los gastos en educación. No obstante, se resaltó que “el porcentaje de consumidores que están retrasando compras importantes, para mitigar el impacto económico negativo del covid-19 y en línea con la incertidumbre actual, disminuyó ligeramente en relación con los meses anteriores”.

Por generaciones, según el estudio, los Baby Boomers y los millennials son los que más están retrasando sus planes de vacaciones. Por otra parte, los Baby Boomers y la Generación X son los que más están posponiendo gastos en mejoras del sus hogares. Entre quienes consideran hacer gastos los próximos tres meses, 34% de los consumidores indica que es probable que salgan a cenar y/o gasten en entretenimiento y 31% señala que programarían salir de vacaciones en el país.