.
FINANZAS Las murallas en el sistema financiero
viernes, 5 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Jaime A. Ospina Mejia

Desde hace ya un par de años, a raíz de la crisis financiera mundial que se comenzó a gestar en el 2007 en el mercado de los créditos hipotecarios “subprime” de los Estados Unidos, y más adelante en 2011 con la crisis de los bonos de la deuda soberana en algunos países europeos, siempre se ha debatido entre los expertos que tanto ha incidido el haber eliminado las barreras o “murallas” que separaban la actividad bancaria tradicional de intermediación de las actividades de inversión, en estas últimas los productos estructurados apalancaron de manera exponencial los riesgos financieros en los que han incurrido las entidades financieras en las últimas dos décadas.

A nivel local, el tema se ha planteado de nuevo con la bancarización que se viene dando en el sector de las firmas comisionistas, la conveniencia o no de que estas pertenezcan a personas naturales o casas bancarias ha generado un especial atención. En especial en momentos donde aproximadamente la mitad de las firmas pertenecen a bancos y el otro tanto a personas naturales.

Para entender más en detalle de donde viene el debate de separación de las actividades bancarias e inversión es importante remontarse a 1933, cuando se creó en los Estados Unidos la ley “Glass-Steagall” y que tenía como fin esencialmente la regulación de los actores del sistema financiero para superar la gran depresión de 1929, separando la actividades que habían en ese entonces entre los bancos comerciales y la banca de inversión.

Con el paso del tiempo, la ley se fue diluyendo y a partir de mediados de los ochenta se comenzaron hacer modificaciones que permitieron primero a los bancos en Estados Unidos ser asesores de inversión en la captación de recursos públicos y desarrollar instrumentos financieros no atados directamente a los bancos pero si a los fondos de inversión. Finalmente, en 1991 se derogó la ley lo que desencadenó en el mercado americano un auge de las entidades financieras y de rápidas innovaciones en productos estructurados.

¿Pero tuvo algo que ver la ruptura de las “murallas” en las crisis mundiales financieras que hemos vivido en los últimos años? Seguramente tiene algo de incidencia pero es un elemento más a considerar, hay que entender que el mundo financiero de hoy es bien distinto y mucho más complejo de analizar que el de la gran crisis de 1929 y por tanto hay muchos otros factores que podrían estar influyendo hoy en día.

Es por ello, que tratar de revivir la ley de “Glass Steagall”, como lo hizo el gobierno de Obama en 2010 con la “regla Volcker”, que tiene como fin impedir la especulación de los mercados derivados con dineros de terceros, no es muy convincente en especial en un mundo donde el sistema financiero internacional es demasiado complejo y no se pueden simplificar las actividades de servicios financieros en solo dos grupos (banca tradicional e inversiones).

En la práctica tendremos siempre una parte de actores en el sistema financiero que es más propenso a querer ser regulado y otros actores que no lo desean tanto. Y las alternativas serán dos básicamente: la primera alternativa es tener un sistema financiero dual, donde una parte de los actores esté protegido contra la crisis y sometido a una alta regulación estatal, y la otra parte expuesta a las volatilidades del mercado, relativamente desregulado y libre de hacer innovaciones financieras. Una segunda alternativa, es someter tanto a la banca tradicional como a la banca de inversión a una regulación prudencial por igual.

Finalmente, lo que debe quedar claro es que una baja regulación financiera es un caldo de cultivo para que se corran altos riesgos por sobre-apalancamiento del sistema financiero, pero también es igualmente cierto que una excesiva regulación aniquila la innovación financiera, es decir siempre habrá sectores que estén más dispuestos que otros a pagar los costos de una baja regulación con tal de tener un sector más rentable.

Así, el reto que tienen los gobiernos por medio de sus reguladores es diseñar sistemas de regulación financiera menos complejos y mecanismos más fáciles de implementar, en donde si las entidades financieras entran en “default”, paguen son los inversionistas arriesgados, pero no los ahorradores comunes y contribuyentes como muchas veces termina sucediendo.

MÁS DE FINANZAS

Bancos 27/09/2021 Mastercard lanzó su Laboratorio Global para la Innovación en Sostenibilidad

El laboratorio se centrará en formas de capacitar a las empresas y los consumidores para transformar la manera en que producen, distribuyen y compran productos y servicios

Bolsas 25/09/2021 Las criptomonedas caen más de 6% luego de prohibición de estos activos en China

El bitcoin cayó 8,30% a US$41.003 y el ethereum bajó 11,54% a US$2.782. La decisión busca despejar el camino para el yuan digital

Bolsas 27/09/2021 Conozca las cifras más recientes del negocio de los fondos de capital privado en el país

En 2020 se crearon diez fondos que incluyen a Colombia en su política de inversión. Se prevé que se tengan US$2.556 millones

MÁS FINANZAS