El pánico mundial generado por el Covid-19 llevó a un desplome en las bolsas mundiales. Ademas, dejó US$6 billones en pérdidas en las acciones mundiales

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La última vez que se registró un pánico financiero durante más de siete días seguidos fue en 2008, cuando las bolsas presentaron números en rojo a causa de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos. Ayer, y tras la propagación del Covid-19 en gran parte del mundo, los índices bursátiles volvieron a registrar dichas caídas, una situación que no solo llevó a que las acciones perdieran hasta US$6 billones en la semana, sino a cerrar febrero en cifras negativas.

La caída más alta fue la del Dow Jones, que perdió más de 1.000 puntos por tercera vez esta semana en operaciones intradía. Eso lo llevó a una reducción con picos de hasta 3,1%. El índice S&P 500 disminuyó casi 3%. En esa misma línea, el Nasdaq, de componente netamente tecnológico, cedió más de 160 puntos, a un bajón de 1,9%.

Y es que los temores de la propagación del virus, que ya dejó más de 2.700 muertos, impulsaron a que tan solo el S&P 500 perdiera US$3 billones de del valor combinado de mercado, entre las firmas que lo componen.

“Fue una semana muy fuerte. La peor caída desde 2008. Hacía 12 años no se veía una semana tan mala. El pesimismo es muy fuerte porque China es un motor mundial de comercio, y el tema tiene frenados muchos negocios importantes. Las aerolíneas, por ejemplo, han caído mucho. Se ha dejado de demandar bienes y servicios, por lo que las empresas de estos sectores vienen cayendo de una manera importante”, explicó Andrés Moreno, experto en bolsas.

Los reportes en negativo del Dow Jones se vieron impulsados principalmente por el deceso en las acciones de las aerolíneas y las empresas de consumo masivo. Al cierre de la jornada, Boeing, por ejemplo, cerró con una caída de 5,5%, una de las más fuertes.

De acuerdo con Carlos Rodríguez, gerente de renta variable de Ultraserfinco, “las aerolíneas son las que más se han visto afectadas, sobretodo las asiáticas, porque han sufrido bastante la disminución de tráfico. Relacionado con Boeing y Airbus obviamente la afectación es importante”.

Rodríguez resaltó que las multinacionales de petróleo también se están viendo muy golpeadas por la cotización del petróleo y la caída en los precios. No obstante, añadió que “la situación que se vive es una corrección del 2019, y un pánico generalizado por el virus”.

La caída que se dio en Estados Unidos y en América Latina, con el índice de Brasil, Argentina y Perú a la baja, también se vio en Europa. Al cierre del mercado, el Euro Stoxx 50 bajó casi 4%, el CAC 40, de París, en -3,3%, mientras que el DAX, de Alemania, registró una contracción de 3,8%. Todos los índices en negativo por el impacto del virus, y los nuevos casos que se presentaron en algunos países.

En Asia, el Nikkei, de Japón, presentó un cierre negativo de mercado de 3,67%. Las acciones de Tokio cayeron por el aumento de casos de la epidemia y el temor a que se dé la cancelación de los Juegos Olímpicos de Tokio. Con estos números en rojo, el índice perdió más de 2.200 puntos esta semana, la mayor caída semanal desde octubre de 2008 cuando se presentó la crisis financiera global.

“La enfermedad no nos va a llevar a una crisis financiera duradera. Podría llevarnos a una recesión técnica, pero la verdadera preocupación es si hará que el consumidor estadounidense recorte su gasto”, le explicó Robert Pavlik, estratega jefe de inversión de SlateStone Wealth LLC en Nueva York, a Reuters.

América Latina

El mercado argentino y brasilero fueron los más impactados por el pánico de la epidemia. Mientras el S&P Merval de Buenos Aires cayó 3,31%, a 34.216,73 unidades, el Bovespa de Brasil registró un negativo de -2,4 , con -13,0835 unidades.

Es de resaltar que los expertos proyectan que en la medida que el virus se siga extendiendo por gran parte del continente, la situación de las principales bolsas de la región se podría agudizar cada vez más.