El economista Nicholas Barbon creó la primera oficina especializada en seguros de casas y edificios, llamada The Fire Office

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

Los orígenes de los seguros se remontan al Código de Hamurabi, un código legal de Babilonia, creado hace casi 4.000 años en el que se incluyeron 282 cláusulas dedicadas al tema de "préstamo a la gruesa ventura". Este era un tipo de seguro marítimo que estaba relacionado con un préstamo. En este un comerciante recibía el dinero para financiar el viaje de un barco, pero si este naufragaba, no tenía que pagar el préstamo. Por el contrario, si llegaba a puerto, debía pagar el capital y los intereses.

En 1666 un gran incendio, iniciado en una panadería de Pudding Lane, arrasó con cuatro quintas partes de Londres. La conflagración duró tres días. Esto llevó al economista y constructor Nicholas Barbon a crear la primera oficina especializada en seguros de casas y edificios, llamada The Fire Office. El servicio consistía en la extinción de incendios a sus clientes. Estos, al contratar el seguro recibían una placa con un ave fénix, la insignia de la compañía, para colocar en las fachadas de sus edificios, en las que figuraba el número de póliza, de manera que quedaban identificados ante el servicio de extinción.

Después de eso, el seguro en Inglaterra se asoció a los cafés donde se reunían comerciantes y hombres de negocio. Una de las historias más icónicas es la de Edward Lloyd, propietario de la cafetería Lloyd’s ubicada en el sector financiero de Londres. En 1698, empezó a publicar las ‘Lloyd’s News’, donde daba información de los viajes más recientes y de los mercados en el mundo, además de noticias sobre los cargamentos enviados y las pérdidas en el mar. Gracias a eso, la cafetería se convirtió en una bolsa de seguros y se creó la primera asociación de aseguradores particulares: ‘Lloyd’s Underwriters’. De esta forma, la institución se convirtió en la sociedad anónima de aseguradoras más famosa del sector, dedicada a reasegurar cualquier tipo de póliza. Hasta mediados del siglo XX, la compañía monopolizó todos los seguros marítimos de Inglaterra.