El Nasdaq cerró ayer con un máximo histórico de 9.924,75 puntos, superando la última marca del pasado 19 de febrero

Expansión - Madrid

El índice Nasdaq, uno de los principales indicadores de Wall Street, alcanzó este martes por primera vez en su historia los 10.000 puntos, impulsado por importantes empresas tecnológicas del mercado como Amazon y Apple hasta un nuevo récord intradía a un par de horas del cierre de la sesión.

El hito fue breve y se produjo cerca de las 13.40 hora local de Nueva York precisamente en una jornada que generalmente está siendo bajista en el parqué neoyorquino, después de seis días consecutivos de ganancias atribuidos al optimismo de los inversores por la reapertura económica de Estados Unidos y a los datos del desempleo.

El Nasdaq cerró ayer con un máximo histórico de 9.924,75 puntos, superando la última marca que había sellado el pasado 19 de febrero, antes de que el brote de coronavirus asolase el país, y este martes continuaba su ascenso fulgurante oscilando cerca de la cifra redonda de los 10.000 puntos.

En lo que va de año, ese indicador ha acumulado unas ganancias del 11,43%, reponiéndose de la fuerte caída sufrida a mitad de marzo, gracias a la apuesta de los operadores por las acciones de algunas de las empresas más grandes del mercado, como Amazon (3,63%) y Apple (3,56%), que hoy alcanzaron también cotizaciones nunca vistas.

Wall Street ha estado subiendo en reacción a los sorprendentes datos macroeconómicos divulgados el viernes por el Departamento de Trabajo sobre la economía de EE.UU., que en mayo añadió 2,5 millones de empleos cuando se esperaba la destrucción de 8 millones, mientras que la tasa de desempleo descendió hasta el 13,3%.

Los analistas lo atribuyen al alivio en las restricciones de confinamiento y paralización de negocios, que está permitiendo reincorporarse a sus puestos a miles de personas en ciudades del país como Nueva York, epicentro de la pandemia de Covid-19 que ayer lunes inició su reapertura de fase 1.

No obstante, este martes el Buró Nacional de Investigación Económica de EE.UU. declaró que el país está en una recesión desde febrero, con "unas características y dinámicas diferentes" a lo habitual debido a la pandemia y la respuesta pública sanitaria.

La "magnitud del descenso en el empleo y la producción, y su alcance amplio" confirman que se trata de una recesión, aunque "resulte ser más breve que contracciones previas", señaló esa institución.