La crisis afectó a esta población que, de marzo a mayo, tomó 500.000 créditos, cifra inferior a los 1,5 millones en el mismo periodo de 2019

Juan Sebastian Amaya

La crisis económica que causó la pandemia afectó el acceso al crédito de los colombianos, especialmente, en los de ingresos más bajos, las mujeres y los jóvenes de entre 18 y 25 años.

Según el más reciente estudio de Datacrédito Experian, la coyuntura frenó un año que se veía promisorio porque, entre enero y febrero, el ingreso a financiación aumentó a niveles de 30% y sumó $31,3 billones.

Sin embargo, ya iniciadas las medidas de aislamiento obligatorio, en marzo, abril y mayo el número de operaciones crediticias en el país tuvo una caída anual de 46,1%, y pasó de $41 billones en ese periodo de 2019 a $22,1 billones este año.

El mes de mayor afectación fue mayo, con créditos por $4,83 billones y una baja de 66,73% frente a los $14,52 billones en mayo del año pasado.

“Estas cifras auguraban un año muy favorable en términos de las operaciones y muestran cómo se vio afectado el acceso al crédito por el covid-19, impactando a diferentes sectores de la economía y con una afectación más notoria en algunas de las regiones del país”, comentó el profesor Santiago Rodríguez Raga, líder de la investigación.

En la población menor a 25 años, el número de operaciones de crédito bajó ampliamente de 1,5 millones de préstamos a 500.000 (-63%). Para Rodríguez, ese golpe “puede atribuirse a una reducción en sus ingresos o a un mayor desempleo”, como lo evidenció el Dane al reseñar que más de cinco millones de empleados perdieron su trabajo.

Continúan las personas de entre 26 y 35 años, que reflejaron una disminución de 52,5% en cantidad de créditos (de 2,2 millones a un millón en el periodo en mención); seguidos por los adultos de entre 36 y 45 años, con una baja de 49,4%, al pasar de 1,5 millones de préstamos a cerca de 900.000.

Este mismo impacto se vio en los trabajadores con ingresos más bajos. La medición evidenció que los colombianos que ganan menos de $1,5 millones por mes tuvieron una reducción de solicitudes y toma de créditos de 68,8%, pues entre marzo y mayo de 2019 aplicaron a 2,7 millones de productos y en ese tiempo de 2020 solo fueron 900.000.

Las personas o familias con salarios de entre $1,5 millones y $2 millones bajaron su participación en el mercado en 41,9%: de acceder a 1,6 millones de créditos el año pasado, ahora registraron 950.000. Quienes devengan entre $2 y $3 millones notaron una menor demanda, al pasar de 1,4 millones de préstamos a 750.000 (-44,3%).

El informe también registró que los colombianos con salarios superiores a $3 millones tuvieron menor afectación (-33,8%) y tomaron 1,1 millones de créditos.

El estudio comprobó la importancia del historial crediticio para acceso a financiación, pues del número de operaciones para los clientes con experiencia previa de crédito (tipo 1) decreció 50%, y para los que no han tenido créditos anteriormente (tipo 5), cayó en 65,5%.

Alfredo Barragán, experto en banca de la Universidad de los Andes, señaló que “esta es una conclusión acorde al aumento de riesgos que tienen las carteras de los bancos por la crisis y la falta de información (positiva o negativa) de los deudores”.

LOS CONTRASTES

  • Erick HamburgerPresidente de Datacrédito Experian

    “Para mayo, la caída en las operaciones se frena y muestra un proceso de recuperación que dependerá de la respuesta sanitaria y de las decisiones para la reactivación de la economía”.

La recuperación después de la crisis
Datacrédito Experian aseguró que, a pesar de la caída en todas las cifras de acceso a los préstamos desde la llegada de la pandemia al país, todo parece indicar que comienza a haber una estabilización en el otorgamiento de crédito por la reactivación de varias actividades de la economía.

Sin embargo, el análisis advirtió que “la economía todavía se está adaptando a convivir con la incertidumbre y, en la medida en que no existan soluciones de largo plazo, el otorgamiento de crédito aún puede ser susceptible ante cualquier otro choque en materia de salud, afectando tanto a personas como a empresas”.