La disputa entre Estados Unidos y China se ha intensificado

Reuters

Los mercados bursátiles de todo el mundo retrocedieron el lunes por el temor al posible impacto de una disputa comercial entre China y Estados Unidos, mientras que los precios del petróleo subieron a un máximo de cuatro años después de que la Opep ignoró los llamados de Estados Unidos para que eleve su bombeo.

Las acciones de Wall Street cayeron por una ola de incertidumbre sobre el futuro del vice fiscal general de Estados Unidos, Rod Rosenstein, quien supervisa la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la participación de Rusia en la elección presidencial de 2016.

Rosenstein se reunirá el jueves con Donald Trump para discutir su futuro. Una fuente dijo a Reuters que el funcionario pasó el fin de semana evaluando si debería renunciar, tras un reporte del New York Times que sostuvo que en 2017 sugirió grabar en secreto al presidente.

El índice S&P 500 y el Promedio Industrial Dow Jones cerraron con pérdidas tras la entrada en vigencia de aranceles entre Estados Unidos y China, lo que enfrió las expectativas de un arreglo del conflicto comercial entre ambos países mientras los inversores esperan una nueva alza de tasas por parte de la Fed.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos cayeron brevemente cerca de dos puntos básicos después del informe sobre Rosenstein, antes de volver a subir.

Las notas de referencia a 10 años cayeron 6/32 en precio para un retorno de un 3,0907% desde un 3,068% del viernes.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China golpeó a las acciones europeas. El índice STOXX 600 cerró con una caída del 0,56%, ampliando su descenso luego de que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, reforzó las expectativas de un alza de tasas de interés el próximo año.

China y Estados Unidos, las dos mayores economías del mundo, impusieron nuevos aranceles a los productos del otro el lunes, sin dar señales de retroceder en una disputa comercial cada vez más complicada que se espera que frene el crecimiento económico mundial.

El Brexit, o la salida del Reino Unido de la Unión Europea, también pesó en la confianza de los inversores. La primera ministra, Theresa May, dijo el viernes que las conversaciones con el UE estaban en un impasse.

El líder de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, dijo el domingo que preferiría unas elecciones generales en Reino Unido antes que un segundo referéndum sobre la permanencia del país en la UE.

El índice dólar, que sigue una canasta de monedas frente a la divisa de Estados Unidos, subió un marginal 0,04%.

Los precios del petróleo subieron más de un 3% a un máximo de cuatro años después de que Arabia Saudita y Rusia descartaron cualquier aumento inmediato de la producción, pese a los pedidos de Trump para aumentar la oferta mundial.

El crudo referencial Brent avanzó US$2,40, o 3,05%, a US$81,20 por barril, tras avanzar hasta los US$81,39, su nivel más alto desde noviembre de 2014. En tanto, el petróleo en Estados Unidos ganó US$1,3, o un 1,84%, a US$72,08 dólares por barril.