El banco brasilero anunció ayer que Álvaro Pimentel estará al frente de la entidad en Colombia hasta el próximo 1 de noviembre

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

En el primer semestre del año, se anunciaron varias movidas de reorganización entre los banqueros del país. De las 10 entidades bancarias que la Superintendencia Financiera califica como extranjeras, Bbva, Citi e Itaú dieron a conocer que sus principales cabezas en el país serían reemplazadas.

El más reciente anuncio lo hizo el banco de origen brasilero, que ayer comunicó que después de casi cuatro años como presidente de la entidad en el país, Álvaro Pimentel dejará el cargo el 1 de noviembre para asumir el de director ejecutivo de Itaú Latam, que es responsable de las operaciones de Argentina, Paraguay y Uruguay.

Desde esa fecha, asumirá la presidencia del banco en Colombia Baruc Sáez, quien actualmente se desempeña como director de Banca de Inversión de Itaú BBA para América Latina.

Sáez tiene 10 años de experiencia en el Grupo Itaú, donde además de liderar el equipo regional de Banca de Inversión, también dirigió la plataforma internacional de renta fija para mercados de capital de deuda, sindicación de préstamos y estructuración de crédito.

LOS CONTRASTES

  • Alfredo BarragánExperto en banca de la U. de los Andes

    “El nuevo presidente podría implementar más de esas buenas prácticas que tienen en otros mercados en los que son más fuertes, como en Brasil”.

  • Wilson TrianaExperto en banca y seguros

    “De entrada, el gran reto es consolidar estrategias por el impacto del covid-19, con campañas que logren mantener un equilibrio con sus clientes”.

El nuevo presidente de Itaú, que tiene un máster en Economía y Finanzas Internacionales de la Universidad de Brandeis y una licenciatura de Bard College, trabajó en Marathon Asset Management, Deutsche Bank, ABN Amro e ING Barings.

Para Alfredo Barragán, experto en banca de la Universidad de Los Andes, uno de los retos del nuevo presidente será consolidar el posicionamiento del banco en el mercado local y fortalecer la implementación en el país de las buenas prácticas que tienen en otros países, en especial de Brasil donde la participación de pagos electrónicos es alta.

“También deberá seguir fortaleciendo la integración tecnológica y la banca digital, donde se avanzó bastante en los últimos años”, dijo, a lo que agregó que con la pandemia la aceleración en este frente sería mayor.

Con él estuvo de acuerdo Wilson Triana, experto en banca y seguros, quien agregó que además de la transformación digital, se deberá seguir fortaleciendo el segmento de personas con ofertas sólidas.

“Este es un banco que tiene todo el potencial para posicionarse en los primeros puestos del ranking en la banca colombiana”, resaltó.

En cuanto a los otros bancos en los que también movieron directivos, Bbva anunció en febrero que tras 12 años al frente de esta entidad en el país, Óscar Cabrera salía del grupo español y sería reemplazado por Mario Pardo, quien asumió el liderazgo del banco en marzo.

En su momento, se indicó que entre los desafíos de Pardo estaría incrementar el número de clientes digitales activos y continuar acercándose a las fintech.

Con relación a esto, bajo su dirección llegó al país Openpay, una plataforma de pagos del Grupo Bbva con la que se pueden recibir diferentes medios de pago electrónicos, incluso sin tener sitio web o datáfono.

En marzo la Junta Directiva de Citi aprobó la renuncia de Álvaro Jaramillo, quien estuvo al frente del banco en el país y la región Andina por más de dos años. De hecho, estuvo al frente de la entidad cuando vendieron la cartera de personas y Pyme a Scotiabank Colpatria. Lo reemplazó como Chief Country Officer (CCO) Pablo del Valle, quien asumió el cargo en mayo. También fue CCO en Guatemala.

Caen las utilidades de los bancos por el virus
En el más reciente informe de las cifras del sistema financiero, que correspondió a abril, la Superintendencia Financiera dio a conocer que los bancos continúan registrando ganancias a pesar de la coyuntura. Sin embargo, estas fueron menores a las registradas en el mismo mes del año pasado. La banca comercial obtuvo $2,63 billones en utilidades, 25,3% menos que los cerca de $3,3 billones que ganaron a abril de 2019. La banca nacional obtuvo ganancias por $2,10 billones (-27,8%), mientras que la banca extranjera ganó $542.637 millones (-14,2%).