El banquero Lorenzo de Tonti fue el creador de la tontina, un sistema sobre el que se basaron las pensiones

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

El origen de las pensiones es la tontina. Este sistema debe su nombre a su creador, el banquero italiano Lorenzo de Tonti, quien lo creó en el siglo XVII. ¿Cómo surgió la idea? En 1653, Lorenzo de Tonti le propuso al cardenal Mazarino un mecanismo para recaudar fondos que tenía por objetivo la recuperación económica tras la guerra de los 30 años.

¿En qué consistía la tontina? Varias personas aportaban una suma de dinero que después se invertía. Como tenía fecha de vencimiento, cuando esta se cumplía, los inversionistas que habían sobrevivido hasta esa época recibían los dividendos. Cada vez que uno de los socios moría, su aporte se repartía entre el resto de supervivientes. Esto pasaba de forma sucesiva hasta que quedara una sola persona viva, que se quedaba con todo el capital. Pero, ¿qué pasaba si todos los inversionistas perecían antes de la fecha de vencimiento? Estos se destinaban al Estado, que lo empleaba generalmente para obras públicas.

Para garantizar que funcionara de forma justa, los integrantes de la tontina debían ser de la misma edad. Inicialmente, el mecanismo parecía bueno pero todo empezó a cambiar cuando las sumas de dinero que se manejaban empezaron a aumentar rápidamente. Esto llevó a muchos de los miembros de tontinas al asesinato. El mecanismo también sufrió una alta corrupción, pues con la consigna de “entre más se vive, más se cobra”, muchos inversionistas consultaban a médicos en busca de familias con historial de longevidad para elegir a los miembros de la tontina. Aunque casos como estos llevaron a la prohibición de las tontinas, el sistema ayudó a la aparición de las primeras bases de datos sobre mortalidad, pues era primordial tener registrados los fallecimientos. Otro de sus aportes fue la creación de mecanismos para que el Estado lograra financiamiento, pues gracias a él se desarrollaron guerras y se construyeron obras, no solo públicas. Uno de los grandes ejemplos en el plano privado se dio en 1794, cuando la Tontine Coffee House fue construida. Este era lugar de reunión de agentes de seguros, corredores de bolsa, minoristas, negociantes y políticos y antecesora de la actual Bolsa de Nueva York.