.
BANCOS Pagos electrónicos y políticas públicas
martes, 14 de enero de 2020

La preferencia de los colombianos por el uso del efectivo todavía es alta y, al igual que en otros países de la región, la penetración de los pagos electrónicos es muy baja

Felipe Rincón

¿Se ha preguntado por qué tiende a usar dinero en efectivo para sus compras?, ¿por qué prefiere usar los billetes que lleva en la cartera en vez de usar una tarjeta?, ¿alguna vez se ha sentido inseguro, y va mirando de un lado a otro, para comprobar que nadie lo persigue por llevar dinero en el bolsillo?

La preferencia de los colombianos por el uso del efectivo todavía es alta y, al igual que en otros países de la región, la penetración de los pagos electrónicos es muy baja. A nivel mundial, Corea del Sur, Suecia, Singapur, y Uruguay son países que han logrado reducir significativamente el manejo de efectivo y elevar el uso de medios de pago electrónicos, porque comprendieron que eso les resuelve problemas de evasión fiscal e informalidad, mejora la transparencia en las operaciones comerciales y logra una fiscalización tributaria más eficiente.

En Corea del Sur y Uruguay se incentiva el uso de medios de pago electrónicos, no solamente por el impacto social desde la óptica de inclusión financiera, sino principalmente como un componente de la política de recaudo tributario . Los contribuyentes surcoreanos que realizan pagos electrónicos obtienen descuentos en su declaración de renta anual, mientras que los uruguayos pagan un menor Impuesto General a las Ventas (IGV). En varios países de la UE existen prohibiciones para realizar pagos de consumidor a comercio por encima de ciertos montos, que van desde 1.000 hasta 15.000 euros. Incluso en países como Perú existen prohibiciones para hacer ciertos tipos de transacciones en efectivo, como por ejemplo la compra de finca raíz o automóviles, entre otros.

Promover el menor uso de efectivo está hoy en día en el centro la agenda de política pública. El liderazgo en muchos países se ha dado desde la política tributaria, pero el tema tiene relevancia para todos los temas claves en la agenda: movilidad social, lucha contra la corrupción, lucha contra el narcotráfico y terrorismo, seguridad ciudadana y competitividad. En lo tributario, un objetivo clave debe ser no recargar desproporcionadamente a unos pocos y eliminar barreras a los mercados formales. En la medida en que se facilite y se simplifiquen los tributos y sus pagos, habrá incentivos para insertarse en la economía formal mientras se reparten mejor las cargas tributarias. Es por ello que la mayoría de los gobiernos, tanto de los países desarrollados como emergentes, han incorporado disposiciones para fomentar el uso de medios de pago electrónicos.

Colombia ha avanzado muchísimo en los últimos años gracias a la continuidad de la política pública en varios gobiernos. Tenemos iniciativas muy interesantes y que requieren todo el apoyo del sector privado y tener mayor visibilidad, como el modelo del impuesto simplificado para pequeños comercios Simple. Sin duda es una estupenda idea usar nuevos modelos para que sea fácil ser contribuyente, eliminando el papeleo y los trámites. La Dian recientemente anunció que ya tenemos 8.534 comerciantes inscritos y se espera pronto llegar a 20.000.

Adicionalmente, el Conpes de Economía Digital recientemente publicado incluye una línea de acción orientada a “desarrollar ajustes normativos e institucionales para favorecer la adopción de la transformación digital en componentes clave de la productividad empresarial”.

En momentos políticamente complejos es imprescindible destacar aciertos relevantes en políticas de Estado, que han tenido continuidad y que le pegan al corazón de los grandes retos que tenemos y en los cuales todos estamos de acuerdo como la lucha contra la pobreza a través de la inclusión financiera.