Transporte

La inauguración del Túnel de La Línea


El presidente de la República, Iván Duque, puso en operación la obra más importante de la infraestructura nacional

La obra inaugurada ayer permitirá un aumento de velocidad de operación vehicular de la carretera de 18 km/h a 60 km/h

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

Sin duda unos de los proyectos que podría decirse es un hito en la infraestructura colombiana, no solo por lo que significa en términos de diseño y ejecución, sino también por lo beneficios que traerá al país es el Túnel de La Línea.


Precisamente, según Juan Esteban Gil, director del Invias, los beneficios más importantes de este proyecto están asociados a la bidireccionalidad que se genera en la carretera.

“Entre Cajamarca y Calarcá, en condiciones normales, nos demoramos de dos a dos horas y media, pero estas son una incertidumbre, y por eso es que al año tenemos 850 horas de cierre de esta carretera. Eso va a desaparecer porque con la vía de La Línea vamos a tener dos carriles en un sentido pasando por el túnel, desde Armenia hacia Bogotá, y tendremos dos carriles que ascienden al Alto de La Línea desde Bogotá hacia el suroccidente del país, pero con dos carriles”, destacó Gil.

La obra, además, mejorará sustancialmente el nivel de servicio del corredor vial, aportará en la conservación y sostenibilidad ambiental en el ecosistema estratégico de la cordillera Central; disminuirá la contaminación por fuentes móviles y de igual forma permitirá que haya un aumento de los flujos de comercio exterior y la competitividad del país.

La obra inaugurada ayer permitirá un aumento de velocidad de operación vehicular de la carretera de 18 km/h a 60 km/h, traerá ahorros en tiempos de viaje de aproximadamente 50 minutos en condiciones normales.

Por otro lado, logrará una disminución de 100% de accidentalidad en el sector, permitirá un ahorro de recorrido por el Alto de La Línea de 21 km en el sentido Armenia-Ibagué, y una disminución importante en costos de operación y logística de transporte.

“Esperamos que con la apertura del túnel se logre una disminución aproximada de $270.000 millones en costos de operación y logística de transporte anualmente, mejorando sustancialmente nuestra competitividad”, destacó la presidente de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga y la Logística (Colfecar), Nidia Hernández Jiménez.

En ello coincidió el director del Invias, quien además señaló que, “operar la vía (mantenimiento, lubricantes, llantas, pólizas, accidentes) se hace normalmente con $505.000 millones y con la entrada en operación este proyecto, el costo será de $251.000 millones. Además, un vehículo liviano para transitar entre esta vía se va ahorrar entre $70.000 y $80.000; mientras que un tractocamión se ahorrará hasta $170.000”.

De otro lado, Hernández recordó que por el corredor de Armenia e Ibagué cruzan mensualmente 18.000 vehículos de carga de los cuales 55% son tracto camiones de 2 y 3 ejes; 45% restante corresponde a camiones rígidos de 2 y 3 ejes que movilizan 40% de la carga del país por lo que con la apertura del túnel habrá disminuciones en tiempos y kilómetros recorridos en sentido occidente - centro del país, lo que se reflejará en disminuciones en combustible, desgaste de repuestos y llantas, entre otros.

“El Túnel de La Línea es una de las mega obras más anheladas por el sector de transporte de carga, que contribuirá significativamente a la logística y la competitividad del país y que además mejorará las condiciones de trabajo a miles de conductores de vehículos de carga que van desde el sur occidente hasta el centro del país, porque les va a facilitar el cruce de la cordillera central al poder hacerlo de manera más eficiente y cómoda”, agregó la dirigente del gremio de transportadores.

El reto está en la optimización de procesos
De acuerdo con la presidente de Colfecar, con la puesta en marcha de este proyecto, ahora el reto para terminar de consolidar las eficiencias en la cadena logística que se ganan gracias a estas obras de infraestructura, es trabajar en la optimización en los procesos en origen y destino, es decir que no se siga perdiendo tiempo en los puerto marítimos en la entrega de contenedores vacíos, a la entrada a ciudades principales y en los procesos de entrega a los destinatarios puesto que los vehículos gastan horas e incluso días esperando a que les reciban la carga.