Finanzas Personales

Cómo hacer uso de sus cesantías


En qué gastar su dinero de las cesantías y cómo elegir el fondo de su preferencia, entre los temas que trae este primer especial del año

martes, 28 de enero de 2020

Juan David Correa Solórzano

Entender las cesantías como un mecanismo de ahorro y no como un salario adicional puede representar una gran diferencia en la materialización de las metas personales y familiares tanto en el corto como en el largo plazo.

El desempleo en Colombia, para el mes de noviembre, fue del 9,3% según lo informó el Dane en su momento. Sin duda, la generación de empleo es uno de los grandes desafíos que enfrenta el país en la actualidad. Esta condición puede darse por muchos motivos, como la pérdida de la productividad, la contracción de las industrias, efectos sociales como la migración, factores macroeconómicos, falta de desarrollo de proyectos públicos y privados, entre muchos otros.

En la misma línea, expertos en la materia han identificado que, en promedio, las personas pueden tardar hasta seis meses en encontrar un empleo luego de un tiempo como cesantes. En este lapso pueden paralizarse los proyectos personales y familiares, así como afectarse las finanzas del hogar o la planificación del futuro.

Aquí es donde aparecen las cesantías como una prestación social con la que todo trabajador formal debe contar. Entendidas correctamente, las cesantías representan una inversión silenciosa que ayuda a las personas a contar con un ingreso en caso de verse desempleados. Asimismo, pueden servir para cumplir las metas que tienen en materia de compra o remodelación de vivienda, así como en educación superior. De esta manera, no solo el empleador deberá garantizar el pago oportuno de las cesantías, sino que el empleado deberá considerar responsablemente los motivos para retirarlas o preservarlas.

En 2019, el 31% de retiros realizados por los afiliados a Protección, recurrieron a las cesantías en caso de desempleo. Si a esto se le suma la realidad laboral del país, contar un mecanismo de protección cobra mayor relevancia. Por su parte, se estima que la consignación tenga una dinámica similar a la que ha tenido el empleo en Colombia y que a cerca de 6,4 millones de colombianos les sea consignado este ahorro como impulso para el cumplimiento de sus proyectos de vivienda y educación y, sobre todo, como seguro de desempleo.

Los empleados colombianos, por ser afiliados a un fondo de cesantías también tienen acceso al Mecanismo de Protección al Cesante (MPC), que les garantiza durante su periodo de desempleo y, hasta por seis meses, tener acceso a los servicios de salud, aporte a pensiones, subsidio familiar y acceso a servicios de intermediación y capacitación laboral. De esta forma se integran no solo los beneficios monetarios, sino los servicios de intermediación y capacitación laboral para que puedan reintegrarse al mercado laboral en el menor tiempo posible.

Para acceder a este mecanismo, basta con inmovilizar un porcentaje de las cesantías, es decir, comprometerse a no retirarlas para fines distintos al desempleo y al momento de quedar desempleado dirigirse a la caja de compensación. Por los motivos expuestos, la propuesta de valor debe estar enfocada en brindar asesoría y ofrecer servicios que faciliten a los empleadores la liquidación y pago de esta prestación social, y en acompañar a cada cliente para que destine este recurso de la mejor manera, logrando estar cada vez más cerca del logro de sus metas.

Finalmente, siempre será oportuno recordar que el ahorro y la educación financiera seguirán representando un frente de fortalecimiento para las entidades financieras y las Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías, para que cada día sean más las personas que conozcan los mecanismos a los que tienen derecho y aprovechen respaldos como las cesantías en las decisiones importantes de sus vidas. Con esto se estará más cerca de lograr que los colombianos hagan realidad sus sueños desde hoy.